GIULIA VALLE – LÍBERA

Líbera

Artist : Giulia Valle

Release Date : December 13, 2015

Label : Temps Record

Format : CD

Produced and distributed by Temps Record
Recorded at Grabaciones Silvestres (Barcelona) on February and June 2012 Recording engineer: Joaquim Puigtió. Mixes and co-production: Joel Condal Artistic production: Giulia Valle Artwork: Gonzalo Elvira Design: Alex Gifreu

Go to GIULIA VALLE – LÍBERA

Buy album:

 

  • Giulia Valle: double bass, compositions
  • David Soler: electric guitar, pedal steel
  • Pablo Selnik: flute
  • David Pastor: trumpet
  • Rusó Salá: voice on tracks 2, 3 & 7
  • Edurne Arizu: Accordion
  • Oriol Roca: drums and vibraphone on tracks 4, 6 & 7

 

www.giuliavalle.com

Press

 

Presentaba las canciones de su nuevo trabajo “Líbera”. En escena Edurne Arizu al acordeón, Rusó Sala a la voz, Giulia Valle al contrabajo, Oriol Roca a la batería y David Soler a la guitarra, no sabes si están probando o la cosa ha empezado y soy yo que estoy llegando tarde, entre el público aparecen David Pastor con su trompeta y Pablo Selnik y su flauta, se colocan en un extremo del escenario y la cosa está en marcha, empiezan con Plein air un tema inspirado en la pintura al aire libre defendida sobre todo por los impresionistas.  Sigue un 2012, y se va perfilando que la formación tiene en David Soler, en Selnik y la misma Giulia los líderes indiscutibles. También adviertes que las composiciones de Giulia Valle como ocurre con las de Schneider, van más allá de cualquier etiquetaje. Después un tema sin título, Giulia se va quedando casi sola y me recuerda esos momentos grandes de Saluzzi cuando te quita la respiración, los detalles de Soler van redirigiendo el tema, después Pastor en uno de sus escasos momentos (no tuvo un papel tan importante como Selnik) nos eleva con una trompeta con efectos. Sin Edurne ni Rusó, el quinteto se sumerge en el momento más impresionante de la noche, Punk es un tema que te deja sin respiración durante todo el desarrollo, cinco músicos unidos en una locura manejada desde las pulsaciones, viendo a Giulia dejando libre la mano izquierda entiendes el proyecto. Después Nadie, otra preciosidad, nada que ver con el punk, dulzura de caramelo. Después nos explica Giulia que está dudosa entre dos temas, la contrabajista estaba muy feliz y se sentía muy próxima de su público, decide hacer ambos, empieza con Rosemary’s baby de Komeda (compositor preferido de Polansky)  otra vez las emociones a flor de piel, y lo intenta vincular en cierto modo con un tema suyo tituladoGuayaba, encuentro sonoro entre David Soler y Giulia Valle, muy intenso, la voz de Rusó deslizándose entre los golpes secos de Oriol Roca. Para terminar Danzad pollos danzad, como una boda Tarantiniana, con mariachisde fondo, todo el grupo en plan fiesta jerezana, con Edurne y Rusó haciendo palmas, un buen final, la verdad es que seguro que el público quería mas, pero todos nos quedamos un poco sin saber qué hacer, quedaba claro que si Giulia se había despedido la cosa era así, estuvo claro quién llevó las riendas de la noche. Cándido Querol, B-Ritmos (February 2013)

 

«La vida es como la música, debe componerse con el oído, el sentimiento y el instinto, no mediante reglas». Samuel Butler

Eso, eso debe ser lo que hace esta mujer, Giulia Valle: componer con las tripas, con lo más profundo de su esencia, de su ser. Sólo así se explica todo el poder que despliega sobre el escenario cada vez que se sube a él, esté con quien esté. Para esta ocasión, Giulia se subía con una de sus formaciones más recientes, Líbera, de la que ya pude ver hace unos meses el estreno. Formación exquisitamente formada por  músicos a los que admiro hace ya tiempo, y a los que vengo siguiendo, como Pablo Selnik en la flauta, David Pastor en la trompeta, Oriol Roca en la batería y David Soler a la guitarra. Completaban la formación, como invitadas (no hay que olvidar, creo que no lo he dicho, que se trataba de las Jamboree Jazz Lab Experience, o sea, juguemos a experimentar), Edurne Arizu al acordéon y Rusó Sala poniendo las voces. Y con estos ingredientes y esta capitana, la jugada no podía salir mal, y no salió. Vibrantes, excitantes, unidos, sincopados, vitalistas!!!! Sólo si estabas muerto podías escapar a la magia de la formación, a la fuerza arrolladora del contrabajo de Giulia, que todo lo llena. En auténtico estado de gracia, la formación transitó por un repertorio en ocasiones muy free, muy punk incluso (no quise echar la vista atrás y ver las caras de los turistas que se suelen acercar al Jamboree sin saber muchas veces qué les deparará las entrañas de la sala donde se sumergen). Roberto Domínguez, Fotografiando el Jazz (February 2013)

 

Feliz espectadora durante muchos minutos de la actuación de Marco, la contrabajista Giulia Valle subió al escenario después de la conjura del pianista para darle a la noche un vuelco estético y expresivo radical. Su proyecto, bautizado como Líbera, nació como cuarteto y levanta el vuelo ahora en septeto. Por él han ido pasando diferentes músicos, lo que dificulta el necesario propósito de impregnar al proyecto de una personalidad de conjunto más definida, máxime cuando la autora privilegia el conjunto sobre los solistas, aunque ocasionalmente se abran espacios para ellos. La de Valle es una música profundamente personal, se intuye catártica, y exige de sus compañeros de escenario una precisión, en ocasiones, de funámbulo.

Las composiciones de Giulia Valle atraviesan tantos estados emocionales como los que se adivinan que las inspiraron. Delega especialmente en David Pastor la parte melódica, con el complemento de Jon Robles, a la que entra, sale y con la que se entrelaza la voz de Carola Ortiz, que convierte en otro más de los instrumentos de viento. A la izquierda de la contrabajista -a la que en los labios se le leía siempre la melodía-, Oriol Roca y David Soler impulsaban, sostenían y daban densidad eléctrica a la música (un dúo entre ambos, como preludio a uno de los temas, fue de lo más liberado(r) de la velada). Completaba el acordeón de Edurne Arizu, que añadía a la ya de por sí poderosa y contundente sonoridad del grupo una profundidad y una densidad tímbrica muy interesantes.

No hubo casi concesión al respiro, sí momentos de necesario contraste en un concierto de autor que no se pareció a nada aunque sus referencias puedan ser múltiples, lo mismo una balada de evocación crepuscular a lo Morricone, que el fuego del rock más visceral, que una canción infantil. En muchas ocasiones la idea de partida es una sencilla melodía, ya sea una sencilla escala mayor o un arpegio reiterado, incluso los solos tendían a explayarse sobre armonías muy estáticas compensadas por el empuje de la rítmica; pero más allá de que la arquitectura sea más o menos compleja en origen, lo relevante es la energía y una voluntad creativa nada convencional. Otra cosa es que cuestión tan personal exige cómplices, más que músicos, capaces de sintonizar con ella. Y es ahí donde el septeto cojea, porque la expresión individual parecía descompensada. No hablo de las cualidades técnicas –demostradas y demostrables- sino de afinidades y recursos idiomáticos, porque mientras Oriol Roca y David Soler se adaptan por bagaje y recursos mejor a una idea tan “ecléctica” (adjetivo de la propia Valle) y desprejuiciada estéticamente como ésta, daba la sensación de que el estilo de Robles y Pastor era otro, más afín a los patrones de un jazz más convencional. En ese sentido, fue un concierto más interesante por sus ideas de conjunto, por la montaña rusa de emociones y fuerza comunicativa de la música Valle, y por las múltiples mutaciones que se le adivinan. Música libre de prejuicios. Bienvenida sea. Carlos Pérez Cruz, El Club de Jazz (March 2014)

Bad Currency

BAD CURRENCY

DAVID SOLER: electric guitar

LYNN CASSIERS: voice & electronics

MANOLO CABRAS: electric bass

ORIOL ROCA: drums

 

Bad Currency is a collaborative band that includes some of the finest European contemporary jazz musicians living in Brussels and Barcelona, and behind this reunion there’s Spanish guitarist and producer David Soler, who long before the band existed, imagined such a combination of musical personalities.

 

On 2012 Soler was invited by the Festival de Jazz de Vic (Spain) to collaborate with Norwegian musicians Jan Bang and Erik Honoré –PUNKT– featuring Sidsel Endresen. He used that opportunity to finally put the band together, and invited Spanish drummer Oriol Roca, Italian bass player Manolo Cabras and Belgian piano & keyboard player Jozef Dumoulin, who was later replaced by Belgian Lynn Cassiers on voice & electronics.

 

Bad Currency is a mixture of texture-focused music, electronic soundscapes, pure melodic parts, dark lyrics, organic grooves, strong interplay, raw guitars, improvisation, allowing a very natural coexistence between the acoustic and the processed sound. It’s some sort of timeless music, in which various moments of the 20th century music melt into a whole.

 

A debut album is ready to be released on 2017.

 

“Combinando partituras de escritura propia con improvisaciones, conformando un resultado sonoro cromático, de predominio denso y marcado, con trazados angulosos y obscuros, de entornos cerrados y nocturnos. Con descargas notables que de alguna manera, de forma sui generis, resultaban prolongadoras del mejor rock progresivo de hace unas décadas.”  Tomajazz (Spain)

DISCOGRAPHY

PRESS

Hace un par de años, en buena parte como consecuencia del piano solo de Dumoulin, se constituyó el cuarteto internacional Bad Currency, que desgraciadamente no ha disfrutado de la continuidad que se merecería. En la presente edición, tres de sus componentes originales, el sardo Manolo Cabras (bajo) y los catalanes David Soler (guitarra y pedales) y Oriol Roca (batería), acompañados en esta ocasión por la voz y los artefactos electrónicos de Lynn Cassiers -protagonista en solitario de la noche anterior-, ofrecieron una notable muestra de su trabajo. Combinando partituras de escritura propia con improvisaciones, conformando un resultado sonoro cromático, de predominio denso y marcado, con trazados angulosos y obscuros, de entornos cerrados y nocturnos. Con descargas notables que de alguna manera, de forma sui generis, resultaban prolongadoras del mejor rock progresivo de hace unas décadas (Henry Cow, Soft Machine, Isotope o el King Crimson menos sinfónico) con un substancioso sazonado a lo Jaco Pastorius.

Lynn Cassiers, resultó ser más que una invitada, encajó perfectamente con la propuesta del trío, al cual aportó su savia personal en una remarcable consonancia con sus compañeros. Próximamente y en formación de quinteto, el cuarteto de la velada más Josef Dumoulin, realizarán una pequeña gira por los Países Bajos, para posteriormente pasar a los estudios de grabación. Joan Cortès, Tomajazz (June 2014)

CELESTE CANTA ANTONIO MACHÍN

CELESTE Canta Antonio Machín

Artist : Celeste Alías
Release Date : August 15, 2014
Label : Whatabout Music
Format : CD

Recorded at Local Catalunya d’Avinyó on July 2013

Mixed by Quim Puigtió at Grabaciones Silvestres

Mastered by Yves Roussel

Go to CELESTE

Buy album:

Antonio Machín is one of the most important singers the world has known. His songs and boleros make us smile due to his massive impact on post-war radio, and only a few have dared to approach and rebuild those compositions since then.

It is from this respect and admiration, to Machín and also to the memories of those difficult past years, this unique band decided to pay their respects. The deepest sound of boleros meets high quality production and playful electronics to create this amazing and unique experience.

 

  • Celeste Alías : voice
  • Santi Careta : electric guitar
  • David Soler : electric guitar, slide guitar
  • Oriol Roca : drums, percussion, electric bass
  • Amparo Sánchez: vocals on Camarera de mi amor
  • Carlos Cortés: percussion

 

www.celestemusic.eu

Press

 

“La promiscuidad de las nuevas, y no tan nuevas, generaciones de músicos de la escena jazzística barcelonesa, entendida esta en su sentido más amplio y abierto, va totalmente pareja al notable nivel y calidad que atesoran. Posiblemente una de las hornadas más preparadas, con una diversidad discursiva manifiesta. Una cantera pareja a la del primer equipo de fútbol de la ciudad, pero sin su poder económico ni mediático. Músicos de mentalidad abierta, que beben de fuentes bien diversas propiciando combinatorias curiosas y totalmente digestivas. Músicos inquietos, receptivos y en buena armonía. Músicos que se van entrecruzando en diversas propuestas y proyectos.

Los cuatro integrantes de Jazz Machín son una buena muestra de lo dicho anteriormente. David Soler, “pedal-steel”, guitarra eléctrica y pedales, es el reciente ganador del premio al mejor disco del año porDenga, según la AMJM (Associació de Músics de Jazz i Música Moderna de Catalunya); líder del contundente trío Figurines, así como miembro del quinteto Libera de Giulia Valle. Oriol Roca, batería de la exquisita y surrealista Piccola Orchestra Gagarin (con Paolo Angeli); así como del último y cuasi silencioso cuarteto de David Mengual, “Slow Time” (comentado recientemente en Tomajazz) e integrante, también, del quinteto “Libera”. Santi Careta, guitarra, banjo, mandolina y pedales, forma dúo con Celeste Alías en el proyecto “Black&blue” (sentido y emotivo homenaje a Billie Holiday, Nina Simone y Abbey Lincoln), miembro a su vez de Astrio (desde hace poco con sólo una ese), así como del grupo, sin bajo, Bindu trío. Celeste Alías, aparte de formar dúo con Careta, tiene otro con el pianista menorquín, Marco Mezquida, con el que ha grabado el interesante “Two lonely people”, y también es la vocalista del septeto “La veu de la guitarra” (con tres guitarristas y un trío de cuerda).

Jazz Machín se desplaza entre lo real y lo onírico, entre lo manifiesto y lo latente, entre el sueño y la vigilia, entre lo consciente y lo inconsciente, un ir y venir, como si Lewis Carroll hubiese dejado a su Alicia, en este caso nuestra Celeste con sus tres machines, un paso por delante y otro más allá del espejo, viéndose a su vez, el reflejo y lo que hay detrás, entre las formas concretas de lo real y las imprecisas y evanescentes del deseo. Celeste con su peculiar voz dibuja el reflejo, mediante su recreación de las letras que cantara Machín, mientras el resto de la banda, recoge y distorsiona, muy positivamente, su recuerdo musical, proyectándolo hacia otro espacio, generando una peculiar aurora en la nocturnidad de la nostalgia. Como si todo estuviera filmado por un  David Lynch en pleno estado de forma.

El cuarteto ofrece su personal visión, revisión y homenaje al gran maestro cubano Antonio Machín, con perlas como, “Angelitos negros”, “Esperanza”, “No me vayas a engañar”, “Toda una vida” (interpretada a dúo con Careta), “Cuando me besas” (tema que resumiría perfectamente lo comentado anteriormente entre el ir y el venir) y “Dos gardenias”, sólo por mencionar la mitad del repertorio. En la noche de la inauguración, fue una lástima que por una sonorización no del todo afortunada, nos impidiera disfrutar plenamente de todos los matices y capacidades que nos tiene habituados la voz de Celeste. A pesar de ello, y como dirían los más flamencos del lugar, los mimbres mostrados por todos los miembros de este notable grupo son de alta gama, calidad fehaciente, ricos en cualidades y tonos, que irán acrecentándose, todavía más, sin duda alguna, a lo largo de las próximas actuaciones. Un homenaje realizado con respeto y totalmente alejado de cualquier mímesis.” Joan Cortès, Tomajazz (January 2013)

 

“(…)el projecte Celeste canta Antonio Machín, en què Celeste Alías, David Soler, Santi Careta i l’ubic Oriol Roca remenen el llegat de Machín amb sentit i llibertat, a vegades com si inventessin un cabaret per a un western crepuscular”. Xavier Cervantes, Diari ARA (September 2014)

 

“Un bolero o un chachachá de Machín pueden convertirse en algo distinto, en “una canción galáctica del siglo XXI” o en “un túnel del tiempo entre el pasado y el futuro”, explican los integrantes de Celeste, grupo que muestra el viernes 12 en el Centre Artesà Tradicionàrius (21.00 horas) su original visión de ese repertorio latino. Piezas que, sin perder sus atributos melódicos, renacen con nuevas formas y texturas en su audaz primer disco, ‘Celeste canta Antonio Machín’.

Este cuarteto barcelonés se llamaba primero Jazz Machín, un nombre limitador: ni lo que hacen es realmente jazz, ni desean asociar su destino, con carácter indefinido, al cantante cubano. Ahora responden por Celeste en atención a su vocalista, Celeste Alías, si bien en este disco se han mantenido fieles a la idea original de evocar a Machín. “Es un homenaje a nuestros padres, abuelos, tíos… La herencia de toda una vida”, señala el guitarrista Santi Careta, vinculado también a Astrio, que definió el concepto del grupo junto a Alías. “Machín actuó mucho por Catalunya, en fiestas mayores, y para nosotros no es un icono lejano sino un personaje próximo. Su música es la que se escuchaba y bailaba aquí durante muchos años”, apunta la cantante.

El repertorio recorre clásicos como “Dos gardenias”, “Madrecita” y “Angelitos negros”, esta última muy atrevida, en la época, por su reivindicación racial. Machín no las compuso, pero sí les imprimió un inequívoco sello vocal, de modo que parece que fueran suyas. “Para mí, componer e interpretar están en el mismo lugar. Hacerte una canción tuya tiene mucho valor. Machín fue un gran intérprete que no componía, como Chavela Vargas o Mercedes Sosa”, considera Celeste Alías.

En sus manos, esas canciones adquieren nuevos perfiles con trazos de rock vanguardista, experimentando texturas, ritmos y timbres con vagos aires neoyorquinos. “Los Cubanos Postizos de Marc Ribot han sido una influencia para crear el sonido del grupo”, admite Careta, aunque añade: “Pero el trabajo se orientó más a partir de los músicos con los que queríamos trabajar que pensando adónde queríamos llegar”.

Los selectos elegidos fueron el guitarrista David Soler (músico de amplia y variopinta hoja de servicios: Jonah Smith, Quique González, Llibert Fortuny, Nena Daconte…) y el batería Oriol Roca (Refree, Sílvia Pérez Cruz, Kiko Veneno, Mala Rodríguez). Con ellos, ‘Celeste canta Antonio Machín’ combina sentimiento y abstracción. Pero que nadie se asuste: las melodías siguen ahí, bien reconocibles. “El público que viene a vernos es muy amplio, de muchas edades diversas, y las abuelas quedan contentas”, celebra Alías.”Jordi Bianciotto, El Periódico (December 2014)

JAZZ FROM CATALONIA 2015

Jazz From Catalonia 2015

Artist : Various artists

Title : Jazz From Catalonia 2015
Release Date :
June 26, 2015
Label :
Catalan Arts
Format :
CD

The aim of this compilation is to give visibility to the music sector in Catalonia and show the vitality of the Catalan record labels. To this end, the CDs are distributed in different fairs where the Department of Culture attends, as well as among international professionals interested in the music produced in Catalonia. The song selection is made by professionals (journalists, programmers, music critics, etc.) based on simple criteria such as quality and internationalization capacity of the different musical ideas. All three discs contain information about each group, as well as the contact details of the record labels and their respective management offices.

 

Oriol Roca appears on the following tracks:

 

El Resumen by DAVID MENGUAL FREE SPIRITS BIG BAND included in the album Vertebrats (Bebyne 2014)

 

Tengo una debilidad by CELESTE included in the album Celeste canta Anotonio Machín (Whatabout Music 2014)

X