Mut Trio

MUT TRIO

“A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings.” Dave Foxall, Jazz Journal (UK)

 

On the Barcelona scene (and beyond) the leaderless MUT Trio has a unique and idiosyncratic voice. It’s a voice that combines sparse structures and eloquent improvisation. A voice in which space and silence are equal partners alongside the instruments. It’s a voice that continues to evolve on this, their forth recording.

 

The MUT sound still features Miguel Fernández’s agile tone and minimal, fragmented phrasing, Albert Juan’s infinite textures and melodic refraction, and the cymbal-infused percussive landscapes of Oriol Roca… but with the addition of occasional live collaborator Masa Kamaguchi on bass, the sonic palette has broadened a little. Yet in bringing this deeper timbre, Kamaguchi is at home with the ‘less is more’ MUT philosophy and adds a variety of string-rattling subtleties without the slightest injury to MUT’s trademark mesmerising flow and cliché-free clarity.

 

MUT Trio is about melody. Often partial, splintered even; tuneful shards are repeated, turned over, given fresh response, pushed through the looking glass, creating unpredictable journeys for the listener. From the precision and pace, to the hint of the souk, or the folk-ish roots of their music… some possibilities only become apparent (or possible) once in motion, and MUT are in constant motion.

 

It’s been said before – notably by Ornette Coleman – that you cannot intellectualise music without diminishing it in some way, what really matters is the emotional response. MUT Trio’s music is primarily an emotional endeavour: curiosity, melancholy, joy (from quiet to fierce), liberty, wonder, and warmth, this is music alive with feeling.

 

MIGUEL FERNÁNDEZ: tenor and soprano saxophone
ALBERT JUAN: electric guitar
ORIOL ROCA: drums

MASA KAMAGUCHI: double bass (on last album)

 

 

“It’s the creative tension between ad libitum abstraction and an invigorating range of pithy assertion which—for all the aforementioned historical precedent—gives this striking session an ever-stronger impact each time it’s played.” Michael Tucker, Jazz Journal (UK)

 

“MUT Trio’s 2395 album is a raspberry jam, dark but sweet. It has a facile, mild and smooth surrealism; music that seems to be conceived more with extramusical ideas than with jazz templates. And, nevertheless, what we hear is jazz; a jazz in its most contemporary sense.” Germán Lázaro, Cuadernosdejazz (Spain)

ALBUMS

MEMORIA UNO – COOK FOR BUTCH

Cook For Butch

Artist : Memoria Uno

Release Date : February 25, 2016

Label : Discordian Records

Format : CD/Digital

Recorded by Lopinski and El Pricto on October 21, 2015 at Jamboree Jazz Club, Barcelona. Mixed and mastered by Lopinski. Cover design by El Pricto. Back cover design by Aorita. Produced by Iván González and Discordian Records

Buy album:

(Left)

Valentín Murillo: flutes

Marcel·lí Bayer: alto sax, bass clarinet

Albert Cirera: tenor and soprano sax

Julián Sánchez: trumpet

Alex Reviriego: doublebass

Ramon Prats: drums

 

(Center)

Marco Mezquida: piano

 

(Right)

Oriol Fontclara: alto an baritone sax

Tom Chant: tenor and soprano sax

Pol Padrós: trumpet

Frédéric Filiatre: trombone

Marc Cuevas: doublebass

Oriol Roca: drums

 

Conducted by Iván González

Track 4 co-conducted by Albert Cirera

 

www.discordianrecords.org

IVÁN GONZÁLEZ CONDUCTS “MEMORIA UNO”

Trumpet player Iván González gathers again 17 improvisers for a conducting session that will take place on May 12th at Sala Fènix, Barcelona. A second session after his excellent album Crisis (Discordian Records 2014).

 

Sonia Sánchez: danza
Agustí Fernández: piano
Ramón Prats y Oriol Roca: baterías
Marc Cuevas y Àlex Reviriego: contrabajos
Julián Sánchez y Pol Padrós: trompetas
Oriol Fontclara, Tom Chant, El Pricto: saxos
Marcel·lí Bayer: clarinete bajo
Aram Montagut y Frédéric Filitrae: trombones
Amaiur González: tuba
Albert Cirera: saxo y Conducción
Iván González: Conducción

 

Album notes by Agustí Fernández:

“Memoria Uno es un ensemble de músicos del cual forman parte algunos de los mejores improvisadores de la Barcelona actual bajo la batuta de Iván González.
Crisis es su primera grabación.
Medio en serio, medio en broma, podríamos decir que no podía empezar mejor esta Memoria Uno que con una buena crisis.
Pero entendida en el sentido que dan los chinos a la palabra crisis.
Crisis en chino se dice wēijī y esta palabra consiste en la unión de dos caracteres, dos sílabas: wēi y jī.
Por separado estas dos sílabas significan “peligro” (wēi) y “momento incipiente o punto crucial (jī)”.
Es decir, crisis para los chinos denota el momento en que algo empieza o cambia, con el peligro que arrastra consigo este inicio o cambio.
En esta ocasión, Crisis sería el momento en que se crea Memoria Uno y graba su primer CD, y a su vez sería el momento en el que algo cambia o está a punto de cambiar en la escena improvisadora barcelonesa. ¿Qué se encuentra uno al escuchar este CD? Tres conducciones, numeradas como 4, 5 y 8. La conducción es un método para improvisar colectivamente inventado por el músico norteamericano Lawrence D. Butch Morris (1947-2013).
Conducción, o conduction en inglés, es una palabra que resulta al combinar las palabras “conducted improvisation”, improvisación dirigida.
El método consiste en una serie de signos y señales que el director hace a los miembros de la orquesta para que estos reaccionen creando una música acorde a los deseos del director.
Como los músicos tienen bastante margen de libertad para interpretar las señales del director, el resultado está siempre abierto a la inspiración del momento.
Así pues, el director también tiene que estar abierto y receptivo a lo que los músicos le propondrán para poder continuar.
Y de esta manera se produce una especie de diálogo creativo totalmente imprevisible entre los músicos y el director.
Las conducciones son el resultado musical de este diálogo.
Las conducciones de Memoria Uno en este disco ofrecen una música que está completamente viva, llena de intensos colores, altamente energética, con mucha atención al detalle, bien dirigidas y tocadas.
En ellas se combinan la complejidad con la simplicidad, la densidad con el espacio, los tutti con los soli, el caos con la estructura, el refinamiento musical con la brutalidad de la masa sonora, las capas de sonido con la nitidez de los instrumentos solistas.
La suma de 40 imaginaciones musicales coordinadas ha dado como resultado unas conducciones impresionantes. Crisis, retomando a los chinos, es un serio primer paso hacia algo que puede llegar a ser muy interesante si goza del tiempo que necesitará para desarrollarse.
Materializa algo que estaba ahí, en el aire, y que se tenía que concretar en algún momento, unas ganas, un anhelo musical, una manera de hacer música, una visión.
El tiempo de la crisis es el de la decisión, la inteligencia y la valentía y Crisis muestra en este sentido una mutación importante en la música improvisada que se hace en Barcelona.
Un paso hacia adelante muy valiente.
Hasta hace poco la improvisación en esta ciudad se hacía con la táctica de guerra de guerrillas: un concierto aquí, un pequeño ciclo allá, un disco acullá.
Pero ya no es así, ahora hay una escena bien consolidada, conciertos y ciclos semanales, sellos apoyando en su difusión, con muchos músicos participantes de diversas procedencias y generaciones.
Y Crisis es un ejemplo superior de ello. Las fuerzas improvisadoras de Barcelona se han aliado en esta Crisis.
Bienvenida sea Memoria Uno.”

 

Martes 12 de Mayo / 21:30h at Sala Fènix 

C/ Riereta 31, Barcelona

http://discordianrecords.bandcamp.com/album/crisis

http://www.salafenix.com/musica/memoria-uno-2

Photo by Elena Márquez

MUT TRIO – 3369

3369

Artist : Mut Trio
Release Date : December 29, 2013
Label : Discordian Records
Format : CD

Recorded on May 12, 2013 by Josué Pascual at El Cuartito de Nora, Vilassar de Dalt, Barcelona.

Mixed and mastered by Josué Pascual and Miguel Fernández

Cover design by Alex Juan, back cover design by Aorita

Produced by Mut Trio

Go to MUT TRIO

Buy album:

All music composed by Miguel Fernández, Oriol Roca and Tito Juan, except If I Only had a Brain by Harold Arlen and Jalisco by Manuel Esperón

 

  • Miguel Fernández: tenor and soprano saxophones
  • Albert Tito Juan: electric guitar
  • Oriol Roca: drums

Press

 

It’s criminal, really. A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings… and their 27 April 2015 gig at Robadors 23 begins with an audience of four. Now, granted it’s a Monday night but come on, Barcelona – make an effort, please!

Having got that off my chest, I have to admit that there was something special about being part of such an exclusive event; and certainly, the small size of the audience didn’t seem to dampen the spirits on-stage who dealt out nearly an hour and a quarter of exquisite music…

One thing the MUT Trio does not do is hurry. In fact, time seemed to slow in the presence of Tito Juan’s atmospheric chording and lingering single notes. Roca enters the picture with some muted sound-making as he runs plastic bags, shells (I think) and other objects over the drum kit. Fernández stands apparently waiting, inactive, with the horn hanging slackly… but faintly the subtle percussive sound of fingers on saxophone keys can be heard. After a single sonic swipe, languorous melodies begin to emerge from Fernández’ tenor, as Roca immerses himself in his own rhythmic world, and Juan commences a series of dissonant and angular interpolations (in the mathematical sense rather than the musical). It’s a four-way impressionistic soundscape in which silence plays the fourth hand – not for nothing are they named “mut” (Catalan for mute).

Then Fernández adds a brief touch of Coltrane’s tone (I’m pretty sure I imagined it, but for a second there I thought he quoted a fragment of A Love Supreme…) and at the same time, Juan dials up the distortion on his Fender amp – there’s an instant of juxtaposition and then a rapid and complete dissolution leaving Roca’s drums to gently fill the quiet. There’s a constant and spiralling progression happening here which nevertheless feels freeform in nature; ever-evolving, never resolving.

The audience swells to six as another theme commences. The tenor drones and weaves, with a subtle hint of North Africa about it, waiting for the guitar (a rather stunning Paul Reed Smith, by the way) to begin a muted engine-like vibrating rhythm. Roca enters into another complex and unpredictable series of patterns which would serve most other drummers as a solo, but here it’s simply his agile contribution to the landscape. There’s definitely something about the febrile intimacy of these tunes which suits the close environment of Robadors 23. A little later on, Juan digs in with an overdriven tone and Fernández joins him in a simple ascending riff, played in unison, and the combined sound of guitar and saxophone can be felt directly to the chest, not just the ears – a sublime and practically telepathic moment.

MUT trio – if you thought about going and didn’t, you should have. Dave Foxall, Jazz Journal UK (May 2015)

 

A few years ago, I reviewed (favourably!) an album by the Miguel Fernández Quintet (“Transplanet Species”), I think it even made my Top 5 of 2011 list for Jazz Journal. I still play that disc every now and then and I was keen to finally hear Miguel Fernández play live and find out what he’s into these days. The answer seems to be something a little more abstract than his Quintet fare and none the worse for it. Adjectives that occurred were: painterly, impressionistic, moaning, dissonant, minimalist – all good words and an indication that the MUT Trio were overcoming the sterile atmosphere of the venue! MF’s sax was questing in its ebb and flow; Oriol Roca’s drums were busy yet delicate, playing the ‘whole kit’ for the broadest possible sonic palette; Albert Juan’s guitar was primarily textural and bass-heavy, adding washes of sound to the backdrop. The verdict? A mature-sounding improvising trio eschewing the relentless blowing of clichéd free jazz in favour of something more sophisticated, transporting, and no less free-sounding. Dave Foxall, A Jazz Noise (January 2015)

 

3369…tiene que ser algo más que una cifra. Es una serie numérica que esconde quizá una regla mnemotécnica: 3+3=6 +3=9… El 3 como base en un planteamiento aritmético, pero también geométrico: 9/3= 3… Este consolidado trío, que se fundó en 2009, sorprende desde la primera escucha. En él se alternan piezas cortas con largas en un orden que anticipa un uso narrativo o, por qué no, combinatorio, que es cómo las matemáticas cuentan una historia con algo de azar. No vamos a negar, ni creo que sea la pretensión de los músicos, que existen inevitables vínculos de filiación con el sonido y el espacio del histórico de Motian-Lovano-Frisell. Puesto que sería difícil abstraerse a su fuerza gravitaroria con este formato e intenciones, construyendo ese lirismo desvaído, ese nervio cruzado y metálico entre planos en suspenso. Saxo, guitarra y batería, mil formas de conjugar química y física desde las matemáticas. Habla MUT de textos literarios al referirse a sus temas, una intención narrativa que parece sujetarse con “If I only had a brain”, pieza lo suficientemente evocativa (El Mago de Oz, Bill Friselly Elvis Costello) para posibilitar un inesperado espacio de “realismo mágico” a “Jalisco no te rajes”… Y es cierto que se aprecia un cierta intención de relato traído al mundo oral más espontáneo de la improvisación, como también sucedía con el trío de Motian en aquél primer disco que tenía -no por casualidad- el literario título de It should have happened long time ago… Pero esto es sólo el comienzo que sirve para situarnos en lo dicho, en un sonido y un espacio de aperturas y ángulos, de planos y climas, aunque también de líneas que pueden sugerir el lenguaje de Ornette Coleman (esa aparición de “folclore” antes que standards) o incluso, en esa estructura lineal acabada aunque no evidente, por Lee Konitz. Pero la lectura es otra, porque el relato ya no es el mismo aunque tenga un prólogo conocido. Un grupo a seguir.” Jesús Gonzalo, Tomajazz (March 2014)

 

La teoría de cuerdas pone de manifiesto que cualquier objeto puntual en realidad está conectado con un todo, con un global, al que está unido mediante vibraciones o alteraciones de la materia. Estas vibraciones bien pueden producirse mediante la música, como la que hubo el pasado domingo por la tarde en el Centro Cultural del Matadero. Con motivo de las celebraciones del día de la música actuaba MUT Trío, aunque el público, que quizá ande estos días en otro tipo de celebraciones, acudió con cuentagotas a la cita. MUT Trío es una banda de free jazz improvisado compuesta por Albert Juan a la guitarra, Oriol Roca en la batería y Miguel Fernández como líder y saxofón tenor y soprano. A este trío y con motivo de la gira en la que se encuentran inmersos se les ha unido el virtuosísimo contrabajista Masa Kamaguchi, todo un lujo poder contar con un músico de esta talla, pero para ser justos, los cuatro músicos eran realmente buenos y es lógico, improvisar no es sencillo. La improvisación no existe, o quizá sí, pero no deja de ser una explosión creativa en el mismo instante, y esta explosión se basa en nuestro subconsciente, en nuestro todo, de nuevo revisando la teoría de cuerdas para buscar una melodía, un fraseo, pasarlo por la deconstrucción del free jazz y lanzarlo al mundo. Para esto hace falta un amplío conocimiento musical de modo que uno pueda estar en distintos estados a la vez. A parte que la improvisación no es sencilla, tampoco es fácil hacerse entender con otros tres tipos en una jerga que estás pactando en ese momento. Con ello se alcanzaban grandes cotas de belleza, aunque los cenits en alguna ocasión venían precedidos de frecuencias de búsqueda, inquietantes, delicadas, buscando el hueco por el cual los cuatro podían comunicarse con todo el público. De esta manera se pudo llegar a escuchar una versión deconstruida en modo free jazz del popular tema “Ay Jalisco no te rajes”, uno de los instantes más bonitos y curiosos de todo el concierto. Además, aprovechando el silencio sepulcral que se forma en casi todos los conciertos que se celebran en el Centro Cultural del Matadero, generaron una pausa que casi pareció una versión del tema 4’33’’ de John Cage, para poco a poco ir adentrando los instrumentos hasta formar una nueva frecuencia efervescente y brillante, un brillo tan intenso que parecía estar roto. Durante hora y media estuvieron dando un repaso a todos los espectros del jazz, desde la pausa en la que se oían todos los movimientos de los músicos hasta la efervescencia más epiléptica, incluso las dos seguidas, pausa/ritmo/pausa. El jazz es un terreno de exploración y conocimiento. Para terminar el concierto, Miguel Fernández cogió el micrófono para agradecer a todo el público la asistencia, presentar a la banda e interpretar una última pieza con la cual se despidieron tras un largo aplauso de todos los asistentes. Una despedida a la que se une la programación musical del Centro Cultural del Matadero, pero tranquilo, es sólo hasta septiembre, hasta entonces tocará inventarse algo o escuchar más jazz, el estilo de música más bello después del silencio.”Antonio Romero, Agitado pero no mezclado (June 2014)

X