GIULIA VALLE – LÍBERA

Líbera

Artist : Giulia Valle

Release Date : December 13, 2015

Label : Temps Record

Format : CD

Produced and distributed by Temps Record
Recorded at Grabaciones Silvestres (Barcelona) on February and June 2012 Recording engineer: Joaquim Puigtió. Mixes and co-production: Joel Condal Artistic production: Giulia Valle Artwork: Gonzalo Elvira Design: Alex Gifreu

Go to GIULIA VALLE – LÍBERA

Buy album:

 

  • Giulia Valle: double bass, compositions
  • David Soler: electric guitar, pedal steel
  • Pablo Selnik: flute
  • David Pastor: trumpet
  • Rusó Salá: voice on tracks 2, 3 & 7
  • Edurne Arizu: Accordion
  • Oriol Roca: drums and vibraphone on tracks 4, 6 & 7

 

www.giuliavalle.com

Press

 

Presentaba las canciones de su nuevo trabajo “Líbera”. En escena Edurne Arizu al acordeón, Rusó Sala a la voz, Giulia Valle al contrabajo, Oriol Roca a la batería y David Soler a la guitarra, no sabes si están probando o la cosa ha empezado y soy yo que estoy llegando tarde, entre el público aparecen David Pastor con su trompeta y Pablo Selnik y su flauta, se colocan en un extremo del escenario y la cosa está en marcha, empiezan con Plein air un tema inspirado en la pintura al aire libre defendida sobre todo por los impresionistas.  Sigue un 2012, y se va perfilando que la formación tiene en David Soler, en Selnik y la misma Giulia los líderes indiscutibles. También adviertes que las composiciones de Giulia Valle como ocurre con las de Schneider, van más allá de cualquier etiquetaje. Después un tema sin título, Giulia se va quedando casi sola y me recuerda esos momentos grandes de Saluzzi cuando te quita la respiración, los detalles de Soler van redirigiendo el tema, después Pastor en uno de sus escasos momentos (no tuvo un papel tan importante como Selnik) nos eleva con una trompeta con efectos. Sin Edurne ni Rusó, el quinteto se sumerge en el momento más impresionante de la noche, Punk es un tema que te deja sin respiración durante todo el desarrollo, cinco músicos unidos en una locura manejada desde las pulsaciones, viendo a Giulia dejando libre la mano izquierda entiendes el proyecto. Después Nadie, otra preciosidad, nada que ver con el punk, dulzura de caramelo. Después nos explica Giulia que está dudosa entre dos temas, la contrabajista estaba muy feliz y se sentía muy próxima de su público, decide hacer ambos, empieza con Rosemary’s baby de Komeda (compositor preferido de Polansky)  otra vez las emociones a flor de piel, y lo intenta vincular en cierto modo con un tema suyo tituladoGuayaba, encuentro sonoro entre David Soler y Giulia Valle, muy intenso, la voz de Rusó deslizándose entre los golpes secos de Oriol Roca. Para terminar Danzad pollos danzad, como una boda Tarantiniana, con mariachisde fondo, todo el grupo en plan fiesta jerezana, con Edurne y Rusó haciendo palmas, un buen final, la verdad es que seguro que el público quería mas, pero todos nos quedamos un poco sin saber qué hacer, quedaba claro que si Giulia se había despedido la cosa era así, estuvo claro quién llevó las riendas de la noche. Cándido Querol, B-Ritmos (February 2013)

 

«La vida es como la música, debe componerse con el oído, el sentimiento y el instinto, no mediante reglas». Samuel Butler

Eso, eso debe ser lo que hace esta mujer, Giulia Valle: componer con las tripas, con lo más profundo de su esencia, de su ser. Sólo así se explica todo el poder que despliega sobre el escenario cada vez que se sube a él, esté con quien esté. Para esta ocasión, Giulia se subía con una de sus formaciones más recientes, Líbera, de la que ya pude ver hace unos meses el estreno. Formación exquisitamente formada por  músicos a los que admiro hace ya tiempo, y a los que vengo siguiendo, como Pablo Selnik en la flauta, David Pastor en la trompeta, Oriol Roca en la batería y David Soler a la guitarra. Completaban la formación, como invitadas (no hay que olvidar, creo que no lo he dicho, que se trataba de las Jamboree Jazz Lab Experience, o sea, juguemos a experimentar), Edurne Arizu al acordéon y Rusó Sala poniendo las voces. Y con estos ingredientes y esta capitana, la jugada no podía salir mal, y no salió. Vibrantes, excitantes, unidos, sincopados, vitalistas!!!! Sólo si estabas muerto podías escapar a la magia de la formación, a la fuerza arrolladora del contrabajo de Giulia, que todo lo llena. En auténtico estado de gracia, la formación transitó por un repertorio en ocasiones muy free, muy punk incluso (no quise echar la vista atrás y ver las caras de los turistas que se suelen acercar al Jamboree sin saber muchas veces qué les deparará las entrañas de la sala donde se sumergen). Roberto Domínguez, Fotografiando el Jazz (February 2013)

 

Feliz espectadora durante muchos minutos de la actuación de Marco, la contrabajista Giulia Valle subió al escenario después de la conjura del pianista para darle a la noche un vuelco estético y expresivo radical. Su proyecto, bautizado como Líbera, nació como cuarteto y levanta el vuelo ahora en septeto. Por él han ido pasando diferentes músicos, lo que dificulta el necesario propósito de impregnar al proyecto de una personalidad de conjunto más definida, máxime cuando la autora privilegia el conjunto sobre los solistas, aunque ocasionalmente se abran espacios para ellos. La de Valle es una música profundamente personal, se intuye catártica, y exige de sus compañeros de escenario una precisión, en ocasiones, de funámbulo.

Las composiciones de Giulia Valle atraviesan tantos estados emocionales como los que se adivinan que las inspiraron. Delega especialmente en David Pastor la parte melódica, con el complemento de Jon Robles, a la que entra, sale y con la que se entrelaza la voz de Carola Ortiz, que convierte en otro más de los instrumentos de viento. A la izquierda de la contrabajista -a la que en los labios se le leía siempre la melodía-, Oriol Roca y David Soler impulsaban, sostenían y daban densidad eléctrica a la música (un dúo entre ambos, como preludio a uno de los temas, fue de lo más liberado(r) de la velada). Completaba el acordeón de Edurne Arizu, que añadía a la ya de por sí poderosa y contundente sonoridad del grupo una profundidad y una densidad tímbrica muy interesantes.

No hubo casi concesión al respiro, sí momentos de necesario contraste en un concierto de autor que no se pareció a nada aunque sus referencias puedan ser múltiples, lo mismo una balada de evocación crepuscular a lo Morricone, que el fuego del rock más visceral, que una canción infantil. En muchas ocasiones la idea de partida es una sencilla melodía, ya sea una sencilla escala mayor o un arpegio reiterado, incluso los solos tendían a explayarse sobre armonías muy estáticas compensadas por el empuje de la rítmica; pero más allá de que la arquitectura sea más o menos compleja en origen, lo relevante es la energía y una voluntad creativa nada convencional. Otra cosa es que cuestión tan personal exige cómplices, más que músicos, capaces de sintonizar con ella. Y es ahí donde el septeto cojea, porque la expresión individual parecía descompensada. No hablo de las cualidades técnicas –demostradas y demostrables- sino de afinidades y recursos idiomáticos, porque mientras Oriol Roca y David Soler se adaptan por bagaje y recursos mejor a una idea tan “ecléctica” (adjetivo de la propia Valle) y desprejuiciada estéticamente como ésta, daba la sensación de que el estilo de Robles y Pastor era otro, más afín a los patrones de un jazz más convencional. En ese sentido, fue un concierto más interesante por sus ideas de conjunto, por la montaña rusa de emociones y fuerza comunicativa de la música Valle, y por las múltiples mutaciones que se le adivinan. Música libre de prejuicios. Bienvenida sea. Carlos Pérez Cruz, El Club de Jazz (March 2014)

JAZZ FROM CATALONIA 2012

Jazz From Catalonia 2012

Artist : Various artists

Release Date : February 2, 2012
Label :
Catalan Arts
Format :
CD

New edition of the compilation Jazz from Catalonia. 15 tracks with the most representative jazz artists in Catalonia selected by Martí Farré (music journalist) in collaboration with Susanna Carmona (coordinator of Jazz Terrassa), Ferran Esteve (translator and music critic) Josep Mestres (Barcelonajazzradio), Pere Pons (director of Jaç magazine) and Roger Roca (music journalist).

 

Oriol Roca appears on the following tracks:

 

El perro dejó de andar como una rata by David Mengual included in the album Maitia (Quadrant Records 2011)

 

  • David Mengual: double bass, piano
  • Joan Díaz: piano, keyboards, melodica
  • Dani Pérez: electric guitar
  • Giulia Valle: double bass
  • David Xirgu: drums
  • Oriol Roca: drums

 

Corsicanskaya by Piccola Orchestra Gagarin included in the album Platos combinados (Whatabout Music 2012)

 

  • Paolo Angeli: prepared sardinian guitar
  • Sasha Agranov: cello
  • Oriol Roca: drums

DAVID MENGUAL – MAITIA

Maitia

Artist : David Mengual

Release Date : November 15, 2011

Label : Quadrant Records

Format : CD

Buy album:

Dos tríos formados por la flor y nata de nuestro jazz se reúnen en esta aventura singular del contrabajista David Mengual de nombre sensorial: Maitia, «amor» en vasco. Música casi instantánea, libre de toda atadura formal, que fluye lentamente como un inmenso riachuelo; efímera, sencilla pero profunda, que avanza a tientas, con parsimonia; que navega a la deriva.

 

  • David Mengual: double bass, piano
  • Joan Díaz: piano, keyboards, melodica
  • Dani Pérez: electric guitar
  • Giulia Valle: double bass
  • David Xirgu: drums
  • Oriol Roca: drums

Press

 

Resulta prácticamente imposible mantenerse impermeable a la carga emocional de Maitia, convirtiendo así en tarea baldía cualquier esfuerzo de análisis aséptico. En esa asociación inevitable que todo oyente establece entre la nueva escucha y todas las experiencias auditivas registradas desde su infancia -y qué importantes son precisamente las de esa etapa precoz- se cimienta la respuesta y el sentido (positivo o negativo) de la percepción. Este disco posee la facultad de pulsar muchas fibras sensibles y despertar recuerdos aletargados de una memoria musical (y pongo como ejemplo Both Sides Now de Joni Mitchell o la pericia baladista de Metheny en If I Could). El cerebro, por los vericuetos que fuere, siempre se debate entre la amabilidad de lo ya conocido y la sorpresa de la novedad. El universo musical de Maitia, el de David Mengual, nos reconcilia con esa amabilidad señalada pero también con un planteamiento renovador que, sin ser vanguardista, sí acaricia con hábiles recursos nuestro lado inquieto. El primer acierto de su obra es tímbrico. Por un lado: el piano y la guitarra no se pelean. El tránsito evanescente y lírico de Joan Díaz engarza a la perfección con el fraseo friselliano o a la Abercrombie de Daniel Pérez. Por otro: la aportación de elementos de percusión (los convencionales y los menos convencionales) refuerza la sensación de una música elevada, situada en algún rincón poco terrenal y que nos conmueve como si tuviésemos la posibilidad de visitar una escena irrecuperable de nuestro pasado. En contraposición a ese planteamiento casi espiritual, el compositor nos muestra también un envés más irónico, a modo de scherzo de su propia obra, de su propia idea, con el sanísimo fin de restarle seriedad al asunto sin por ello mermar su fuste. Con gran acierto esa otra faceta aparece acentuada en los últimos temas, de forma que tenemos la sensación de que aquel castillo emocional se va desmontando poco a poco con suma inteligencia para restablecer también nuestro equilibrio. Y en todo ese viaje, como no podría ser de otro modo, el nervio, el tejido y la raigambre del contrabajo crean constantemente líneas que enriquecen los meros puntos de apoyo con un fluido de marcada personalidad. En los textos del disco -con una cuidada presentación, por cierto- Mengual vislumbra futuras entregas de esta formación. Esperemos que así sea. Quinito López Mourelle, Cuadernos de Jazz (February 2012)

 

El concierto de esta noche en Jamboree (20.00 y 22.00) debería haberse celebrado hace dos años. Por entonces, David Mengual acababa de armar una nueva banda, había metido a los músicos en el estudio y allí mismo les presentó sus nuevas composiciones. Grabaron, mezclaron. El disco, Maitia, estaba listo y el grupo ilusionado. Pero nunca se pudo hacer un concierto de presentación. El proyecto fue pasando por discográficas y acabó encallado en un sello, Adlib Arts, que se desvaneció sin dejar rastro. «Tuve la mala suerte de ir a caer en manos de Martí Perramon, su director, que ha dejado colgados a muchos músicos. Pero la mayor decepción fue no encontrar apoyo en la gente con la que hasta ahora había publicado discos». Dos años después, Maitia ha visto la luz y Mengual puede reunir a su grupo para presentarlo. «Nunca hemos vuelto a tocar todos juntos, ni el día del ensayo. Será muy emocionante». Con Maitia, David Mengual retoma una carrera discográfica que parecía parada y ahora se reactiva, también con el disco Univers Evans al frente de la Free Spirits Big Band, elegida mejor grupo del año por la Associació de Músics de Jazz de Catalunya. «Si no tengo nada que contar, no sé hacer un disco solo por hacerlo. Al principio toqué mucho como acompañante, pero no me sentía a gusto, era más un oficio que una vocación. Decidí tocar menos, pero dedicarme solo a la música que realmente quiero hacer. Perdí trabajos, pero gané en mi relación con la música. Ahora es más auténtica». Se dio a conocer en 1996 con Monkiana, un trabajo basado en el repertorio del pianista Thelonious Monk para el que no usó pianista. «A la gente se le hizo raro, pero me parecía la forma más honesta de tocar esa música. Yo la sentía así». Insiste en que no busca formaciones atípicas a propósito. «Hay muy poco de laboratorio en lo que hago. Me sale así». Desde entonces, sus proyectos han sido poco convencionales. Repertorios que se desdoblaban en trío y noneto, música inspirada en fotografías, un mano a mano cargado de sonidos espectrales con un saxofonista grabado de madrugada. O un arrebatador repertorio para piano, contrabajo y dos baterías que solamente se interpretó tres veces y que Mengual no quiere volver a tocar jamás porque corresponde a un período doloroso de su vida que quiere dejar atrás. «Supongo», admite, «que mi música es autobiográfica y cada proyecto me permite cerrar una etapa de mi vida». Dice que Maitia -en euskera, «algo parecido a cariño»-, estructurado como una traducción musical de la evolución en la vida de una persona, le permitió «estar a buenas con el pasado. Giulia Valle (contrabajista) me dijo: ‘este disco tiene paz’. Así que supongo que he conseguido lo que quería». «BUSCO PERSONAS» / En este proyecto ha reunido lo que sobre el papel son dos tríos -piano, guitarra, dos contrabajos y dos baterías-, pero en la práctica es un grupo muy elástico que se comporta de formas distintas. Mengual escribe cada vez piezas más simples y abiertas a la improvisación, porque son sus músicos los que la completan. «No busco músicos, busco personas. Lo tengo comprobadísimo: según con quién toco, funciona de maravilla, y según con quién, no ocurre nada. No se trata de que sean mejores o peores músicos. La relación personal es la clave». Le acompañan compañeros de largo recorrido como el batería David Xirgu, el pianista Joan Díaz y el guitarrista Dani Pérez, protagonista emocional del concierto. La recaudación se destinará al tratamiento médico de su hijo Alejandro, que sufre un cáncer neuronal. Roger Roca, El Periódico (January 2012)

 

El retorno de David Mengual a la escena jazzistica ha sido por la puerta grande y a lo campeón, con dos discos completamente diferente en objetivos y estilos. Uno en big band reseñado en otro articulo y este de carácter más intimista en formato de doble trío lleno de amigos que se llama Maitia (Quadrant Records), amor en euskera, y que es el que ahora nos ocupa. Dos tríos formados por la flor y nata de nuestro jazz se reúnen en esta aventura singular del contrabajista David Mengual creando una música libre de ataduras formales que se desarrolla de manera casi automática. Es una música que se expande de manera natural y parece fluir, música de carácter efímero pero a la vez con peso y arraigo. Maitia esta llena de musica personal, música intima que esta marcada por hechos autobiográficos que dejan impronta en los títulos del cd: Embrió, Infant, Maitia, Proces, Kaixo Polita (Hola Bonita)/ Souvenir o La Maleta (No Vaig Demanar Neixer)son buenos ejemplos de ello. La música que aquí escuchamos crece y se desarrolla pasando de un estilo a otro con naturalidad sin pedir permisos y desaparece del mismo modo, avanza a tientas con tranquilidad en la mayoría de los temas creando a veces bucles sonoros que te resultan conocidos en algunos temas mientras que en otras ocasiones parece dejarte a la deriva entre intranquilos sonidos. Cuidado con el ultimo tema Equilibris que contiene sorpresa final en forma de tema añadido sin titulo. Según David Mengual “la vocación de este disco es potenciar la complicidad para encontrar un estado comunicativo mas real. Comunicarnos y comunicar nuestro estado de animo y la realidad de nuestras vivencias”. Un interesante disco lleno de música personal, cargada de experiencias autobiográficas, que busca colocarnos ante nuevas perspectivas y que no gustara por igual a todo el mundo. I. Ortega, Distritojazz (January 2012)

LESLIE HELPERT – ULU

Ulu

Artist : Leslie Helpert

Release Date : November 24, 2009

Label : Whatabout Music

Format : CD

Buy album:

On Ulu Helpert conspired with musicians from Spain, Greece, Guinea, Israel, Portugal and California to add cello, harp, Gaida (Greek bagpipes), upright and electric basses, vocals, trumpet and drum-kit to her musings. Helpert’s musicality comes through on the release in the form of guitar, Rhodes piano, electric bass, percussion, beatboxing, and her effusive vocals. Throughout Ulu, Helpert draws you in with her intoxicating style, using music a modality to deliver art into the moment. “Young Coconut Water”, the EP’s single, embodies this dreamy elegance.

 

“An ULU is an all-utilitarian tool Inuit women inherit to carry out many tasks in their daily lives, from chiseling ice for igloos to cutting their children’s hair. whatever dowry a man is promised in wedding an inuit woman, and whatever possessions she must hand over to him, no one can take— desire nor request—her Ulu.
I traipsed to Barcelona, stumbled into intoxicating love and adventure, wrestled burglars, buffered my immune system: made this EP with Dave Bianchi on Barcelona’s label Whatabout Music.” Leslie Helpert

 

  • Leslie Helpert: electric and acoustic guitars, vocals, random organ, noise
  • Oriol Roca: drums
  • Giulia Valle : double bass
  • Miguel Serna : bass
  • Nicholas Talvola : trumpet
  • Mû : vocals
  • Sasha Agranov : cello
  • Dimitris from greece : guida

 

www.helperttheagency.com

X