“My Ship” by MUT TRIO – (★★★★) Album review on Jazz Journal

“It’s the creative tension between ad libitum abstraction and an invigorating range of pithy assertion which—for all the aforementioned historical precedent—gives this striking session an ever-stronger impact each time it’s played.” Michael Tucker (Jazz Journal 2017) 

 

My Ship (Fresh Sound New Talent 2017) by MUT TRIO & Masa Kamaguchi  / Miguel Fernández (tenor and soprano sax), Albert Juan (electric guitar), Masa Kamaguchi (double bass), Oriol Roca (drums)

“I’ve always found the material on the New Talent side of the Fresh Sound label of interest and this compelling release from the Barcelona-based (and curiously named) MUT group is no exception. Usually a trio, here the group is augmented by Japanese bassist Kamaguchi. Pizzicato throughout—hear the potency of his figures within the building, thickening group textures of Torrance or the patient clarity of his solo on A Is to B—Kamaguchi fits seamlessly into what sleeve-note writer Dave Foxall aptly calls the spare structures and eloquent improvisation characteristic of the music.

 

Each musician is a fine player. Fernandez evinces incisive yet also painterly control of both textured sound and arching dynamics (witness the tenor opening of What’s Now?) while Juan and Roca are as one in their sensitivity to the interplay of cross-phrased “little sounds” and subtle colour. Anyone who appreciates the leaner or more oblique aspects of Sonny Rollins, Wayne Shorter or Sam Rivers—or who has relished the interaction of Joe Lovano, Bill Frisell and Paul Motian, for example—will find much to enjoy here: sample the opening moments of What’s Next?

 

MUT can burn, as in the offset drive of What’s Next? and Robot Skin, both of which feature Juan at his most linear and lyrical. But if there are welcome smears of blues-touched drama in Cançó sense lletra, the delicate opening guitar figures of My Ship recall the atemporal musings of Derek Bailey, an impression reinforced by the briefly plucked figures at the end of Caned. It’s the creative tension between ad libitum abstraction and an invigorating range of pithy assertion which—for all the aforementioned historical precedent—gives this striking session an ever-stronger impact each time it’s played.”

 

Michael Tucker (Jazz Journal Magazine, August 2017)

 

More about MUT TRIO

MUT TRIO & MASA KAMAGUCHI – My Ship

My Ship

Artist : Mut Trio
Release Date : April 15, 2017
Label : Fresh sound Records
Format : CD

Recorded at Dry Town studios, Barcelona on March 15th 2016

Recording engineer: Dave Bianchi

Mixing and mastering: Josué Pascual

Artwork: Alex Juan

Producer: Mut Trio

Executive producer: Jordi Pujol

Go to MUT TRIO

Buy album:

On the Barcelona scene (and beyond) the leaderless MUT Trio has a unique and idiosyncratic voice. It’s a voice that combines sparse structures and eloquent improvisation. A voice in which space and silence are equal partners alongside the instruments. It’s a voice that continues to evolve on this, their forth recording.

 

The MUT sound still features Miguel Fernández’s agile tone and minimal, fragmented phrasing, Albert Juan’s infinite textures and melodic refraction, and the cymbal-infused percussive landscapes of Oriol Roca… but with the addition of occasional live collaborator Masa Kamaguchi on bass, the sonic palette has broadened a little. Yet in bringing this deeper timbre, Kamaguchi is at home with the ‘less is more’ MUT philosophy and adds a variety of string-rattling subtleties without the slightest injury to MUT’s trademark mesmerising flow and cliché-free clarity.

 

MUT Trio is about melody. Often partial, splintered even; tuneful shards are repeated, turned over, given fresh response, pushed through the looking glass, creating unpredictable journeys for the listener. From the precision and pace, to the hint of the souk, or the folk-ish roots of their music… some possibilities only become apparent (or possible) once in motion, and MUT are in constant motion.
It’s been said before – notably by Ornette Coleman – that you cannot intellectualise music without diminishing it in some way, what really matters is the emotional response. MUT Trio’s music is primarily an emotional endeavour: curiosity, melancholy, joy (from quiet to fierce), liberty, wonder, and warmth, this is music alive with feeling.

Text by Dave Foxall

  • Miguel Fernández: tenor and soprano saxophones
  • Albert Juan: guitar
  • Oriol Roca: drums
  • Masa Kamaguchi: double bass

 

www.freshsoundrecords.com

Mut Trio

MUT TRIO

MIGUEL FERNÁNDEZ: tenor and soprano saxophone
ALBERT JUAN: electric guitar
ORIOL ROCA: drums

MASA KAMAGUCHI: double bass (on last album)

 

“A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings.” Jazz Journal (UK)

 

On the Barcelona scene (and beyond) the leaderless MUT Trio has a unique and idiosyncratic voice. It’s a voice that combines sparse structures and eloquent improvisation. A voice in which space and silence are equal partners alongside the instruments. It’s a voice that continues to evolve on this, their forth recording.

 

The MUT sound still features Miguel Fernández’s agile tone and minimal, fragmented phrasing, Albert Juan’s infinite textures and melodic refraction, and the cymbal-infused percussive landscapes of Oriol Roca… but with the addition of occasional live collaborator Masa Kamaguchi on bass, the sonic palette has broadened a little. Yet in bringing this deeper timbre, Kamaguchi is at home with the ‘less is more’ MUT philosophy and adds a variety of string-rattling subtleties without the slightest injury to MUT’s trademark mesmerising flow and cliché-free clarity.

 

MUT Trio is about melody. Often partial, splintered even; tuneful shards are repeated, turned over, given fresh response, pushed through the looking glass, creating unpredictable journeys for the listener. From the precision and pace, to the hint of the souk, or the folk-ish roots of their music… some possibilities only become apparent (or possible) once in motion, and MUT are in constant motion.
It’s been said before – notably by Ornette Coleman – that you cannot intellectualise music without diminishing it in some way, what really matters is the emotional response. MUT Trio’s music is primarily an emotional endeavour: curiosity, melancholy, joy (from quiet to fierce), liberty, wonder, and warmth, this is music alive with feeling.

 

Formed in Barcelona on 2009, MUT is a trio without leaders. A band that works on a land located between the composition and improvised music with a repertoire of songs that appear spontaneously connected by improvised sequences, all of them connected as a recitative. The order in which the songs appear is completely random, so that’s the band premise: make music happen by itself putting the sound of the three instruments at its disposal. Occasionally the trio is joined by bass player Masa Kamaguchi and Manolo Cabras.

AUDIO

DISCOGRAPHY

PRESS

It’s criminal, really. A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings… and their 27 April 2015 gig at Robadors 23 begins with an audience of four. Now, granted it’s a Monday night but come on, Barcelona – make an effort, please!

Having got that off my chest, I have to admit that there was something special about being part of such an exclusive event; and certainly, the small size of the audience didn’t seem to dampen the spirits on-stage who dealt out nearly an hour and a quarter of exquisite music…

One thing the MUT Trio does not do is hurry. In fact, time seemed to slow in the presence of Tito Juan’s atmospheric chording and lingering single notes. Roca enters the picture with some muted sound-making as he runs plastic bags, shells (I think) and other objects over the drum kit. Fernández stands apparently waiting, inactive, with the horn hanging slackly… but faintly the subtle percussive sound of fingers on saxophone keys can be heard. After a single sonic swipe, languorous melodies begin to emerge from Fernández’ tenor, as Roca immerses himself in his own rhythmic world, and Juan commences a series of dissonant and angular interpolations (in the mathematical sense rather than the musical). It’s a four-way impressionistic soundscape in which silence plays the fourth hand – not for nothing are they named “mut” (Catalan for mute).

Then Fernández adds a brief touch of Coltrane’s tone (I’m pretty sure I imagined it, but for a second there I thought he quoted a fragment of A Love Supreme…) and at the same time, Juan dials up the distortion on his Fender amp – there’s an instant of juxtaposition and then a rapid and complete dissolution leaving Roca’s drums to gently fill the quiet. There’s a constant and spiralling progression happening here which nevertheless feels freeform in nature; ever-evolving, never resolving.

The audience swells to six as another theme commences. The tenor drones and weaves, with a subtle hint of North Africa about it, waiting for the guitar (a rather stunning Paul Reed Smith, by the way) to begin a muted engine-like vibrating rhythm. Roca enters into another complex and unpredictable series of patterns which would serve most other drummers as a solo, but here it’s simply his agile contribution to the landscape. There’s definitely something about the febrile intimacy of these tunes which suits the close environment of Robadors 23. A little later on, Juan digs in with an overdriven tone and Fernández joins him in a simple ascending riff, played in unison, and the combined sound of guitar and saxophone can be felt directly to the chest, not just the ears – a sublime and practically telepathic moment.

MUT trio – if you thought about going and didn’t, you should have. Dave Foxall, Jazz Journal UK (May 2015)

 

A few years ago, I reviewed (favourably!) an album by the Miguel Fernández Quintet (“Transplanet Species”), I think it even made my Top 5 of 2011 list for Jazz Journal. I still play that disc every now and then and I was keen to finally hear Miguel Fernández play live and find out what he’s into these days. The answer seems to be something a little more abstract than his Quintet fare and none the worse for it. Adjectives that occurred were: painterly, impressionistic, moaning, dissonant, minimalist – all good words and an indication that the MUT Trio were overcoming the sterile atmosphere of the venue! MF’s sax was questing in its ebb and flow; Oriol Roca’s drums were busy yet delicate, playing the ‘whole kit’ for the broadest possible sonic palette; Albert Juan’s guitar was primarily textural and bass-heavy, adding washes of sound to the backdrop. The verdict? A mature-sounding improvising trio eschewing the relentless blowing of clichéd free jazz in favour of something more sophisticated, transporting, and no less free-sounding. Dave Foxall, A Jazz Noise (January 2015)

 

“Hace unos años y como fruto de unas sesiones sin otra finalidad que la de tocar por diversión, Fernández, Juan y Roca decidían prolongar la vida de aquel encuentro y formar el trío MUT. En 2010, el netlabel Whatabout Music publicaba en su web y en descarga libre su primer trabajo, el mini LP 1374 apenas un cuarto de hora de música pero en la que ya se vislumbraban las principales características de su música. El presente trabajo, segundo y de mayor duración, prosigue el trayecto exploratorio del anterior, profundizando en algunas cosas que tan sólo quedaban apuntadas en su predecesor, y aportando nuevas perspectivas al quehacer del conjunto. Una de las primeras cosas que hay que señalar de ellos para aquellos que no los conozcan es que se trata de una formación integrada por tres músicos de distinto pelaje. Por ejemplo, el navarro Miguel Fernández es un saxofonista eminentemente bopero. Su toque es claramente pos-coltraneano, y desde ahí sabe plantarse en esos terrenos indómitos que requiere el trío en muchos pasajes (cosa que no saben hacer muchos de su misma y exigente escuela, nacionales y extranjeros), y estoy pensando en sus caracoleos en el tema Deimos. El guitarrista Albert ‘Tito’ Juan, es un tipo que se mueve en un terreno estético escurridizo: me fascina su toque cool, pero lo es sólo a medias (¿cool reluctante?). Y finalmente Oriol Roca, baterista aunque mejor sería decir percusionista, del que siempre he pensado que tiene una gran inteligencia instintiva (escuchen sino su disco en solo La Tomba dei Giganti, también en descarga libre en Whatabout Music), que naturalmente aquí también aplica, y que jamás reniega de género o recurso alguno. 2395 es una confitura de frambuesa (¡más fruta roja!), oscura pero dulce. Tiene unsurrealisme faible, leve y suave; música que parece estar urdida más con ideas extramusicales que con plantillas jazzeras. Y, no obstante, lo que escuchamos es jazz; un jazz en su acepción más contemporánea (no hiramos susceptibilidades). Ahí tenemos esa original versión que hacen de Oh Bess, Where Is My Bess, de Gershwin, o algunas de las fabulosas (de fábula) composiciones de Juan, como Apaga el cielito lindo o Insider, o la introspectiva Mutea de Fernández. Pero, más allá de esto, es esa yuxtaposición de modos que mencionaba antes lo que da al MUT Trio ese toque tan particular, tan interesante y tan sugestivo. Tan de ellos (y permítaseme aquí hacer un inciso, y es que es en sus directos donde lo dicho hasta ahora cobra todo su relieve: cosa que podemos apreciar aquí en parte en los tres capriccios, totalmente improvisados).” Germán Lázaro, Cuadernosdejazz (April 2012)

 

Dentro de lo que es el calendario semanal, el lunes puede y debe ser el mejor día para descubrir cosas. En el caso del MUT Trio no es un descubrimiento absoluto, pues ya llevan un par de años funcionando, y si no se les había visto en alguna de las pocas actuaciones que habían ofrecido, ahí había un MySpace con un puñado de temas para hacerse una idea (temas todos que formaban parte de su primer disco, 1374 , en Whatabout Music). La otra noche, además de inaugurar los “lunes de free ” de la sala Robadors 23 para el curso 2011/2012, el trío aprovechó para presentar el que será su segundo CD, un disco que en breve existirá físicamente gracias a un nuevo sello bilbaíno. Vayamos con el trío MUT, “mudo” en catalán, un nombre que ya nos refiere al silencio, a estar callado (como aquella música de Mompou), y por tanto a calma, quietud antes que ajetreo. Desplegaron su equipaje musical sin exhibicionismo. Más bien como los niños muestran los juguetes de su caja. Hubo una ingenuidad que resultaba reconfortante. Los bloques musicales, temáticos y estilísticos, se sucedieron con naturalidad, sin retórica alguna, a veces descuidadamente, lo que propició algunos saltos y conexiones abruptas (de agradecer, para mí). Como quien encuaderna una serie de dibujos sin un mismo asunto. Los temas más desarrollados se abrochaban entre sí con otros que surgían y en los que, a su vez, se adivinaba el embrión de otro posible tema. Su sentido de la improvisación fue totalmente de juego, naíf, desprovisto de gravedad y sin caminos hacia el interior. Con todo, hubo algunas intervenciones de Fernández muy agitadas, con rabiosas aliteraciones, en las que sí parecía que se nos abocaba a alguna profundidad. Su papel de solista le mantuvo entrando y saliendo de escena, a veces con dramatismo pero nunca excesivo. Por otra parte, Juan y Roca estuvieron constantemente emparejados, creando bases con el punto de consistencia necesario. Abundaron las figuras rítmicas de Roca, cercanas pero de difícil adscripción y sin excederse en la duración, lo que fomentó en todo momento el dinamismo en el discurrir general. Fue un concierto sencillo, encantador por momentos y con una notable producción de ideas. Un inciso final. Así como en mayor o menor medida conocía el trabajo de Fernández y Roca (y especialmente el de este último) y me gustaba, no había escuchado nunca al guitarrista y la verdad es que quedé prendado de su toque. Con la sonoridad nítida de la guitarra de caja y con una técnica muy pulcra y clara, sin emborronamientos, llevó a cabo un trabajo imprevisto y, al menos para mí, sorprendente. Acordes que se mostraban limpios pero sonaban misteriosos. Solos punteados con parsimonia, no excesiva en este caso. Lentitud proverbial. Lógico sin resultar convencional. Manejando un vocabulario jazzístico pero derivándolo a otra parte. Y, tanto en los acompañamientos como en los momentos en que cobraba más relieve, especialmente en los dúos con Roca (doom cool???).” Jack Torrance, Tomajazz (October 2011)

 

Este trio de música improvisada, así es como se definen, se adentra en una faceta poco habitual del jazz. Tenemos ante nosotros el segundo trabajo de este singular trio formado por Miguel Fernández al saxo tenor, Albert Juan con la guitarra eléctrica y Oriol Roca a la batería. “Mut” significa mudo en catalán, imagino que algo tendrá que ver este significado con el misticismo libre de este álbum. El trio se formó en el año 2009. Y de los esporádicos ensayos surgió la idea de registrar esta música. La utilización de recursos literarios como medio de inspiración para la improvisada formación, es uno de los pretextos principales de “MUT trio / 2395”. Los tres componentes de este trío llegaron a las puertas del sello bilbaíno Moskito Records. Allí aceptaron esta atrevida propuesta, la cual yo tampoco dudaría en apoyar. Con los tiempos que corren, las discográficas se lo piensan más de dos veces antes de editar un disco. Desde aquí les lanzo una propuesta: “apoyen los vinilos, que jamas se fueron y que ahora recuperan adeptos día a día”. Creo que son la solución, por este motivo MUT trio /2395 también se edita en vinilo, pero no es un vinilo cualquiera, es un vinilo blanco. El resplandeciente trío, utiliza el trampolín del free jazz despiadado, para llegar a una optimización de su música, con la intención de que los jazzmans de a pie se sientan cómodos y sensibles, a los kafkianos acordes. Hace ya unos cuantos años, Ornette Coleman pasó por los escenarios del norte de España. En un primer concierto, apenas habían 30 personas, la excusa fue que no se entendía lo que tocaba. Unos cuantos años más tarde, se supo que el posible causante de todo era la ignorancia, Ornette Coleman pasó a ser moda. El free jazz, hay que escucharlo y desgranarlo, analizarlo sin buscar más allá. Es como el arte abstracto, que te gusta o no te gusta. Con una sugerente carátula este nuevo álbum de MUT trio, denominado 2395, ha sido grabado más para ser escuchado, que para ser tocado. Por cierto, la numerología que da nombre al disco, “es muy significativa para nosotros”, nos comenta Miguel. Lo refleja la frase de la contraportada escrita por German Lazaro aka Jack Torrance: “Bajo el manto salado, tras los campos cereza, una es dos, también tres lo fue”. Saxsounds Magazine (March 2012)

 

3369…tiene que ser algo más que una cifra. Es una serie numérica que esconde quizá una regla mnemotécnica: 3+3=6 +3=9… El 3 como base en un planteamiento aritmético, pero también geométrico: 9/3= 3… Este consolidado trío, que se fundó en 2009, sorprende desde la primera escucha. En él se alternan piezas cortas con largas en un orden que anticipa un uso narrativo o, por qué no, combinatorio, que es cómo las matemáticas cuentan una historia con algo de azar. No vamos a negar, ni creo que sea la pretensión de los músicos, que existen inevitables vínculos de filiación con el sonido y el espacio del histórico de Motian-Lovano-Frisell. Puesto que sería difícil abstraerse a su fuerza gravitaroria con este formato e intenciones, construyendo ese lirismo desvaído, ese nervio cruzado y metálico entre planos en suspenso. Saxo, guitarra y batería, mil formas de conjugar química y física desde las matemáticas. Habla MUT de textos literarios al referirse a sus temas, una intención narrativa que parece sujetarse con “If I only had a brain”, pieza lo suficientemente evocativa (El Mago de Oz, Bill Frisell y Elvis Costello) para posibilitar un inesperado espacio de “realismo mágico” a “Jalisco no te rajes”… Y es cierto que se aprecia un cierta intención de relato traído al mundo oral más espontáneo de la improvisación, como también sucedía con el trío de Motian en aquél primer disco que tenía -no por casualidad- el literario título de It should have happened long time ago… Pero esto es sólo el comienzo que sirve para situarnos en lo dicho, en un sonido y un espacio de aperturas y ángulos, de planos y climas, aunque también de líneas que pueden sugerir el lenguaje de Ornette Coleman (esa aparición de “folclore” antes que standards) o incluso, en esa estructura lineal acabada aunque no evidente, por Lee Konitz. Pero la lectura es otra, porque el relato ya no es el mismo aunque tenga un prólogo conocido. Un grupo a seguir.” Jesús Gonzalo, Tomajazz (March 2014)

 

“La teoría de cuerdas pone de manifiesto que cualquier objeto puntual en realidad está conectado con un todo, con un global, al que está unido mediante vibraciones o alteraciones de la materia”. Estas vibraciones bien pueden producirse mediante la música, como la que hubo el pasado domingo por la tarde en el Centro Cultural del Matadero. MUT Trío es una banda de free jazz improvisado compuesta por Albert Juan a la guitarra, Oriol Roca en la batería y Miguel Fernández como líder y saxofón tenor y soprano. A este trío y con motivo de la gira en la que se encuentran inmersos se les ha unido el virtuosísimo contrabajista Masa Kamaguchi, todo un lujo poder contar con un músico de esta talla, pero para ser justos, los cuatro músicos eran realmente buenos y es lógico, improvisar no es sencillo. La improvisación no existe, o quizá sí, pero no deja de ser una explosión creativa en el mismo instante, y esta explosión se basa en nuestro subconsciente, en nuestro todo, de nuevo revisando la teoría de cuerdas para buscar una melodía, un fraseo, pasarlo por la deconstrucción del free jazz y lanzarlo al mundo. Para esto hace falta un amplío conocimiento musical de modo que uno pueda estar en distintos estados a la vez. Aparte que la improvisación no es sencilla, tampoco es fácil hacerse entender con otros tres tipos en una jerga que estás pactando en ese momento. Con ello se alcanzaban grandes cotas de belleza, aunque los cenits en alguna ocasión venían precedidos de frecuencias de búsqueda, inquietantes, delicadas, buscando el hueco por el cual los cuatro podían comunicarse con todo el público. De esta manera se pudo llegar a escuchar una versión deconstruida en modo free jazz del popular tema “Ay Jalisco no te rajes”, uno de los instantes más bonitos y curiosos de todo el concierto. Además, aprovechando el silencio sepulcral que se forma en casi todos los conciertos que se celebran en el Centro Cultural del Matadero, generaron una pausa que casi pareció una versión del tema 4’33’’ de John Cage, para poco a poco ir adentrando los instrumentos hasta formar una nueva frecuencia efervescente y brillante, un brillo tan intenso que parecía estar roto. Durante hora y media estuvieron dando un repaso a todos los espectros del jazz, desde la pausa en la que se oían todos los movimientos de los músicos hasta la efervescencia más epiléptica, incluso las dos seguidas, pausa/ritmo/pausa. El jazz es un terreno de exploración y conocimiento. Para terminar el concierto, Miguel Fernández cogió el micrófono para agradecer a todo el público la asistencia, presentar a la banda e interpretar una última pieza con la cual se despidieron tras un largo aplauso de todos los asistentes. Una despedida a la que se une la programación musical del Centro Cultural del Matadero, pero tranquilo, es sólo hasta septiembre, hasta entonces tocará inventarse algo o escuchar más jazz, el estilo de música más bello después del silencio.” Antonio Romero, Agitado pero no mezclado (June 2014)

MUT TRIO featuring Masa Kamaguchi · New album

We are so happy to announce Mut Trio upcoming album My Ship featuring Masa Kamaguchi on double bass!

Miguel Fernández: tenor and soprano saxophone

Albert Juan: electric guitar

Masa Kamaguchi: double bass

Oriol Roca: drums

 

 

Photo by Enrique Crespo ©

Vrak’ Trio

VRAK’ TRIO

French-Catalan trio (first prize in Barcelona’s Concurs de Jazz 2007), leaded by french flute player Etienne Lecomte. Together since 2006, the trio has developed a very personal universe combining 20th century written and oral music with influences of world music, funk, avant-garde jazz, and rock.

 

Over the years, the trio has collaborated with other musicians, visual artists and dancers in different side projects. The Crossroad Project (2011) included spanish guitarist Jaume Pantaleón, polish saxophonist Radek Knop and finish video artist Mia Makela. After some concerts in France and Spain the album Crossroads Project (Labelmanivelle 2011) was released. On 2013 Vrak Trio gathered around 60 musicians for the Romania Project, includind the french Banda d’Aubergne and the romanian Nadara Transylvanian Gyspy Band for a series of concerts in Romania.
Since 2012 contemporary spanish dancer Anna Rubirola is collaborating on Vrak’s project Miró Dansant, a tribute to the catalan abstract surrealist painter Joan Miró. The project explores through movement and music a series of Joan Miró’s pictures, working methods and his approach to instant creation.

 

Currently Vrak’ Trio is revisiting, together with saxophonist Miguel Fernández and guitarist Albert Juan (members of MUT TRIO) the iconic Charlie Haden’s Liberation Orchestra album The Ballad of the Fallen. this project includes again the participation of the french brass large ensemble Banda d’Aubergne.

 

During the almost ten years of existence, Vrak’ Trio has performed in many festivals in Spain, France, Italy, Romania including Jazzèbre Festival Perpignan, Jazz à Luz, LEM Festival Barcelona, Jazz à Colignac, Jazz Garrigue, Jazz à Marciac, Mercat de Música Viva de Vic, Festival 31 Notes d’Éte, Jazz Mosaïque, Millau Jazz Festival, Koa Jazz Festival Montpellier, Charlie Jazz Festival, Festival de Jazz d’Igualada, Jazz à Midi, Light Blue Interfestival Ghent, Uanciufree Interfestival Sardegna, Festival Musiques au Présent Narbonne, among many others.

 

 

ETIENNE LECOMTE: flute, electronics

LAURENT GUITTON: tuba

ORIOL ROCA: drums, percussion

 

www.vraktrio.com

AUDIO

DISCOGRAPHY

PRESS

Flûte, tuba, batterie. Voilà une orchestration des plus originales. C’est dans cette formule que se présente le Vrak’ Trio, groupe franco-espagnol qui, avec Connivence, sort son quatrième album. Emmené par le flûtiste Etienne Lecomte, Vrak’ Trio propose une musique intimiste, minimaliste parfois, teintée çà et là d’une dose d’électronique. Au fil des seize titres de l’album (qu’on pourrait comparer à des miniatures, leur durée n’excédant pas les trois minutes), on voyage entre plusieurs ambiances : orientalisme, musique répétitive, film noir, easy listening. Chaque pièce fonctionne comme une ritournelle tantôt mélodique tantôt bruitiste.
Aux flûtes et traitement électronique, Etienne Lecomte fait mouche grâce à la justesse et à la précision de son jeu ainsi que par son sens aiguisé de la mélodie. Le tubiste Laurent Guitton utilise son instrument tantôt pour soutenir harmoniquement l’ensemble tel un contrebassiste, tantôt comme un soliste, lançant des riffs rageurs. Derrière ses fûts, Oriol Roca décore l’ensemble de petites touches de couleurs avec un à-propos confondant.
Le trio fêtera ses dix ans d’existence en 2016. S’il passe par chez vous, ne ratez pas leur anniversaire ; vous le regretteriez. Julien Aunos, Citizen Jazz 2016

 

Comment répondre dans le cadre d’une écriture musicale à l’injonction du plasticien catalan Joan Miro qui disait : «  Il est important pour moi d’arriver à un maximum d’intensité avec un minimum de moyens » ? En choisissant comme les audois de Vrak’Trio une formule minimale flûte/ tuba/ batterie valorisant le contraste de couleurs pures? En s’inspirant dans les compositions de l’esprit enfantin, de l’onirisme surréaliste puisant dans les limbes du subconscient, en juxtaposant une expression brute à une suggestion poétique ? Vrak’ Trio, dans son essai de transposition de la toile du peintre à l’instrument du musicien signe une belle réussite qui mérite plus qu’un large détour.

Vrak’Trio revisite donc l’œuvre du plasticien catalan qui fut toujours un artiste discret, faussement naïf mais toujours libre aussi bien en sa jeunesse surréaliste que dans les dernières années de sa vie de centenaire. Cette référence explique le choix de la pochette simple, d’un bleu qui renvoie au tryptique des « bleus » du peintre et la présence de plusieurs plages qui sont extraites du relativement récent spectacle «  Mirodansant » créé par les trois musiciens et la danseuse Anna Rubirola . Ainsi, «  Alouette » est une composition d’après l’œuvre «  L’aile de l’alouette du bleu d’or rejoint le cœur du coquelicot sur la prairie parée de diamantsou «  Rouge » découle du regard porté sur le tableau «  Joie d’une fillette devant le soleil » et trois plages sont inspirées du tryptique des «  Bleus » sans oublier  » L’or de l’azur » d’après l’œuvre éponyme. Philippe Lesage, Djamlarevue 2016

 

Het is bepaald geen alledaagse bezetting die het Vrak’ Trio heeft: fluit, tuba en drums. De muziek klinkt dan ook navenant. Dit trio, bestaande uit respectievelijk Etienne Lecomte, Laurent Guitton en Oriol Roca, heeft zijn sporen verdiend in zowel de jazz als in de volksmuziek van Spanje en Frankrijk, de landen van herkomst van de musici, maar is eveneens beïnvloed door de muziek van de Roma. We vinden het allemaal terug in de eclectische mix die het album ‘Connivence’ is geworden.

Soms gebeurt dat zeer ingetogen, bijna voorzichtig, als in de drie composities met de naam ‘Silhouette’. In ‘Silhouette 1’ vallen het geluid van de tuba en de fluit op een wonderlijke manier samen tot een verstilde melodie, terwijl in ‘Silhouette 2’ de fluit een dialoog aangaat met het tribaal klinkende slagwerk. In ‘Silhouette 3’ blaast Lecomte een klassiek aandoende melodie, terwijl we op de achtergrond een voorzichtig ritme ontwaren, wat allengs in kracht toeneemt en de fluit als het ware wegdrukt. Op andere momenten zit er meer dynamiek in de stukken. In ‘Sparks’ wordt dat vermengd met de muzikale traditie van de Roma. We horen Lecomte hier in een elektrificerende fluitsolo, terwijl Roca en Guitton voor het zo kenmerkende ritme zorgdragen. In ‘Yksnivarts’ fluit Lecomte een soort van dwarse dans op sterk slagwerk van Roca. Gaandeweg gaat het er steeds nerveuzer aan toe.

In 2012 startte het trio samen met de Spaanse danseres Anna Rubirola een project rondom de Catalaanse kunstenaar Joan Miró onder de naam ‘Miródansant’. Het project verkent door beweging en muziek het abstracte werk van deze kunstenaar, zijn methodes van werken en zijn improviserende aanpak. Een zestal stukken uit dit project zijn ook op ‘Connivence’ terecht gekomen. De tuba en het slagwerk in ‘Bleu 1’ klinken abstract en verkennend, waarbij vooral Guitton opvalt door de buitenissige wijze waarop hij zijn tuba hanteert. Het contrast met de meer klassieke klank van het fluitspel is groot. In ‘Bleu 2’ vallen de klanken van de drie instrumenten juist weer harmonieus samen in een dansbare cadans. In ‘Bleu 3’ is die harmonie echter weer ver te zoeken. Het stuk klinkt als een mars waarbij de deelnemers flink uit de pas lopen. Ben Taffijn, Drai Om Je Oren (November 2015)

 

La flûte est très en vogue en ce moment. Si on excepte Michel Edelin qui défend l’instrument depuis des lustres, on écoute aujourd’hui, après Magic Malik, un Joce Mienniel, une Sylvaine Hélary ou Ludivine Issembourg… Il faut aussi compter avec Étienne Lecomte qui confronte ses aigus aux graves d’un tuba dans un Vrak’Trio où la connivence est de mise. Belle complicité effectivement pour inventer une musique vivante et captivante primée au concours de jazz de Barcelone. À découvrir sans attendre! Thierry Girard, Culturejazz.fr (June 2015)

 

Antes del concierto de Henry Threadgill, abrían el espectáculo Vrak’ Trio, toda una sorpresa, creo que seria difícil buscar mejores teloneros para Threadgill, se trata de dos músicos franceses, Ettienne Lecomte a la flauta y Laurent Guitton a la tuba (cargado con ella todo el tiempo y sudando como un poseso)  y el catalán Oriol Roca  a la batería, no solo calentaron motores sino que sirvieron perfectamente de iniciación al posterior rito casi eclesiástico. Habrá que estar atentos a esta formación, tienen la misma libertad de que gozaba Threadgill en los 70 y 80 y mira donde ha llegado. Candido Querol, B-ritmos (October 2008)

 

Había escuchado a Vrak’ Trio hace cosa de un año en la programación de Arco y Flecha, y a Oriol Roca, su más que solvente baterista, en unos cuantos proyectos paralelos, entre los que cabe destacar el dueto que forma con el sardo Paolo Angeli. Y si bien de esa primera vez no recuerdo nada positivamente destacable, su concierto para el LEM fue de lo mejor del festival. La combinación excéntrica de los tres instrumentistas –Roca a la batería, Etienne Lecomte a la flauta y Laurent Guitton a la tuba- y sus usos perversos de los instrumentos (una batería dada más al acento melódico que a su papel más rítmico; una flauta veloz y arrastrada que apenas se dedica a la melodía; una tuba que más allá de marcar los bajos se escapa en deliciosas fugas de instrumento solista), dieron al concierto un tono cambiante y trepidante. Pasando de ritmos contundentes y casi bailables, a fragmentos dislocados donde el trío parece haber encontrado un espacio y un idioma excéntrico, un tanto frío y espeluznante, en el que navega la mar de cómodo. Jack Torrance, Tomajazz (October 2010)

 

La música del Vrak’ Trio es abstracta y de compleja digestión. Pero de igual forma irradia un magnetismo que atrapa como una pegajosa tela de araña. La flauta de Etienne Lecomte, la tuba de Laurent Guitton y la batería de Oriol Roca crean un universo en el que el jazz y la vanguardia se fagocitan mutuamente sin caer en lo pretencioso ni en lo puramente arty. Con esta sugerente e inédita formación se perpetua el espíritu revolucionario que detentó cuarenta años atrás la AACM (Asociación para el Avance de Músicos Creativos) de Chicago. Un colectivo de músicos visionarios (Art Ensemble Of Chicago, George Lewis, Anthony Braxton o Leo Smith, entre muchos otros) que enarbolaron la bandera del free-jazz dentro de los parámetros de la innovación artística sin cortapisas ni integrismos. Temas como Nappe frenetique o Baguette tragique rememoran los terrenos indómitos en los que campeaba el Sam Rivers Tuba Trio (estallidos de energía y testosterona que generan una simbiosis entre caos y belleza). Mientras que piezas como Brass, Le reveil des klaxons, Rage o los tres interludios de Question, apuestan por un tono más intimista y misterioso, que recuerda en cierta medida las procaces caligrafías de la pianista Carla Bley o la Liberation Music Orchestra de Charlie Haden. El Vrak’ Trio huye de encorsetamientos y detenta una libertad absoluta a la hora de esculpir su catártico discurso. Miguel Ángel Sánchez Gárate, B-Ritmos (April 2011)

 

En este peculiar “cruce de caminos” que propone el indómito Vrak’ Trio seguramente que venderían su alma sin contemplaciones al Miles Davis de Bitches Brew o al Ornette Coleman de Dancing in your head o Song X. Y todo porque su propuesta da saltos a la comba en un formato donde manda la improvisación y los márgenes ilimitados de un free-jazz, en el que coinciden multitud de referencias, desde el funk a la música incidental. Esta vez el álbum ha sido grabado en directo en el Teatro de la Escena Nacional de Narbonne y ha contado con invitados de excepción, como es el caso del guitarrista español Jaime Pantaleón, la videasta finlandesa Mia Makela y el saxofonista polaco Radek Knop. El disco se compone de siete movimientos que llevan el título que conforma la antología más una especie de suite con aires ambientales y aroma a thriller llamada Rage. El principio sosegado, nocturno y lirista de Crossroads V colisiona con el formato críptico y pantanoso de Crossroads VI, con esos juegos traviesos que propone la electrónica insuflada por Pantaleón. Mientras que la rítmica plenamente funk de Crossroads IV se da de bruces con la orgía percussiva que se dirime en Crossroads VII, donde el catalán Oriol Roca se metamorfosea en un agresivo Ronald Shannon Jackson a los timbales. La libertad cincela unas formas en continua mutación que se expanden a su antojo como corrientes de aire. Y es que para Vrak’ Trio no existen fronteras algunas en lo que se refiere a la música. Miguel Ángel Sánchez Gárate, B-Ritmos (February 2012)

 

Por casualidad, resulta que estuve presente en uno de los dos conciertos que fueron registrados para hacer este disco, el de Barcelona. Recuerdo que entonces varias personas me recomendaron vivamente que fuera a verlos. Y lo cierto es que el concierto me impresionó gratamente, y lo sé además porque esa misma noche tomé unas notas que, miren por donde, voy a poder usar ahora, ya que parte del material de este disco proviene de aquella noche.
Lo primero que quiero señalar de este trío es que me gusta su sonido, es distinto, no suena a nada de lo que se hace por aquí. Y cuando digo sonido lo digo de una manera amplia, no sólo por el colorido que aporta su peculiar instrumentación, sino por la forma e interpretación de los temas. El trabajo de Lecomte a las flautas es excepcional, pero no menos que su labor como compositor y arreglista.
Justamente, el disco se abre con un arreglo particularísimo del ellingtoniano “In A Mellow Tone” que segmentan en dos partes. Podríamos poner la lupa en ese tema para hablar de todo el disco, en él encontramos prácticamente todo lo que ofrece el Vrak’Trio. Por ejemplo, ese sonido selvático y denso que, como apunté hace un año y pico, me parecía que llevaba algo africano dentro. Supongo que Lecomte, francés, detalle importante, debe tener muy presente esa conexión con África. Y no sólo él, Guitton y Roca secundan esa impresión. La tuba, que teóricamente funciona como un bajo, aunque también tenga sus momentos de fuga, aporta un sonido de cuerno, profundo y misterioso (a veces suena como un didgeridoo). La batería, tratada como percusión (campanillas, manos, paños sobre la caja), es seca, en el sentido de desprovista de todo sentido de la ornamentación, y procura ese ambiente frondoso (y a veces tribal). Y, finalmente, las agudas y penetrantes flautas, que dan el toque de lamento o grito humano (en ocasiones vocaliza mientras la toca). El hombre y un entorno, lo necesario para elaborar un relato.
Regresemos, ya para acabar, a “In A Mellow Tone” y a su personal arreglo e interpretación, que sugiere las licencias que se tomaba Mingus con el mismo Ellington, sobre todo por el juego de contrastes y timbres. Pero hay otros temas, como “La marche des chameaux” y su aroma árabe, “Tchak” con la gracia de su línea melódica, o esa extraña versión de “Tales Of Rumi” de Charles Lloyd, que me gusta más que la original. Elementos muy jazzeros también a veces, combinados con cosas que suenan a música clásica y contemporánea. En fin, chapeau.
Jack Torrance, Tomajazz (December 2009)

 

Dès le titre, 37 avril, l’étrangeté est de mise. Quelle est cette date qui n’existe sur aucun calendrier ? Celle d’un printemps suspendu, ou la date d’une représentation théâtrale que dessine en creux Vrak’ Trio dans les quinze morceaux courts et nerveux de ce premier album, qui se pare du velours rouge des fauteuils d’orchestre ?

Le point d’interrogation qui se dessine, discret, non loin du titre laissera libre court à l’imagination et à la musique onirique d’un trio étonnant jusque dans ses timbres. Une flûte, un tuba et une batterie, le triangle est inédit et le résultat séduisant. De surcroît, jamais il ne tombe dans l’anecdote, le piège de la formation atypique. Car la formation catalane du flûtiste Etienne Lecomte construit en toute cohérence une sorte de suite qui visite ces sonorités nouvelles, créant en miniature de petits univers reliés.

À l’image de cette configuration particulière, les nouveaux espaces créés par le discours commun des trois musiciens restent à défricher, et c’est de cet essai de langage nouveau que naît la magie. La relation entre la flûte incisive de Lecomte, clef de voûte de l’ensemble, et le tuba agile de Laurent Guitton fonde un propos où l’image et la couleur influent sur le cours de l’improvisation. C’est sur cette dominante que se place le batteur Oriol Roca, qui influe presque plus sur le développement mélodique que sur cette rythmique, socle partagé du trio.

On retrouve la même alchimie sur le groove nerveux de « Nappe frénétique », mais surtout sur le très onirique « Brass » : les deux soufflants se mêlent dans une nostalgie de fanfare abstraite et mélancolique que l’improvisation rehausse de lumières voyageuses en se frottant aux folklores imaginaires. Cela évoque par petites touches le trio d’un autre tubiste, le Belge Michel Massot, avec l’accordéoniste Tuur Florizoone et la violoncelliste Marine Horbaczewski. Il faut d’ailleurs louer le travail remarquable de Guitton au tuba tout au long de l’album. Le fondateur de l’Electric Tuba Gang utilise au plus loin les ressources infinies de son instrument. Jamais il ne se borne à la simple basse, et le trio ne lui attribue jamais le rôle un peu épais, trop souvent dévolu à son instrument. Ici, ce dernier peut se faire trombone gracile ou percussion grave. Tout le secret du Vrak’Trio tient peut être dans la volonté de déjouer l’ornière (l’opposition entre flûte élancée et tuba trapu) pour, au contraire, échanger les rôles avec une malice constante ; c’est là ce qui en fait une découverte réjouissante. Franpi Barriaux, Citizenjazz (March 2011)

 

Un projet complètement fou. Une osmose volontairement désorganisée, faite de paradoxes, de faux semblants sonores. Un foutoir incommensurable, au service de la plus intense des créativités. Vrak’Trio est un groupe (dés)articulé autour de trois malicieux artistes, en la personne de Laurent Guitton au tuba, Etienne Lecomte à la flûte traversière et Oriol Roca à la batterie. Ce trio arbitre les débats par son assise rythmique et le lyrisme des mélodies distillées avec sagesse. Dans le rôle du trublion, le guitariste Jaime Pantaleon utilise une palette d’effets électronique aussi bizzaroïdes que dérangeants, Ring Modulator et Distorsion synthétique à l’appui. Cette série de Crossroads, apatride de tout acte d’esthétisme préétabli et politiquement correcte, se veut être une suite de rêveries parfois satirique, parfois faussement naïve. Il s’agit là d’une création Live en 2008 pour le Festival « Musiques au présent » de Narbonne. La présence de Mia Makela à la video témoigne de l’ampleur artistique d’un tel projet. Par ailleurs, le saxophoniste Radek Knop y évolue avec sagesse, sachant allier spontanéité avec audace. Lors de quelques accalmies, la Musique de ce projet dingue s’organise en Groove monstrueusement envahissant, communicatif. Malicieux unissons opposés à de rugissants effluves sonores, les solistes occupent l’espace de façon onirique. Les fréquentes mises en place témoignent d’ailleurs de l’incroyable talent de compositeurs de ces interprètes, notamment Etienne Lecomte. Ce n’est pas sans rappeler l’influence bienfaitrice d’un John Zorn ou d’un Steve Reich, desquels les musiciens de ce disque sont les dignes héritiers. Tristan Loriaut, Les Dernières Nouvelles du Jazz (November 2011)

VRAK’ TRIO + MUT TRIO · Tribute to “The Ballad of The Fallen”

About four years ago my good friend and flute player Etienne Lecomte came up with the idea of combining two bands: the french-catalan VRAK’ TRIO and Barcelona based MUT TRIO with the (good!) excuse to revisit Charlie Haden and Carla Bley memorable album The Ballad of The Fallen.

A common musical approach (and not only by me being part of both trios) has always existed among the members of VRAK’ and MUT, who have been in contact following each other’s music paths and eventually participating together in music sessions; so revisiting an album by two beloved musicians such as Bley and Haden was a very exciting idea for all of us and a perfect excuse to get together and make some music.

But the idea goes beyond Vrak and Mut. Tubist Laurent Guitton has been organizing music workshops for many years with amateur large brass ensembles all around France, and established a close relation with La Banda d’Auvergne and the Festival Les Nuits & Les Jours de Querbes, both from Midi-Pyrénées region. So the idea of revisiting The Ballad of The Fallen, an album based on Central America/spanish revolutionary music anthems and songs, becomes richer with the introduction of a third element: an amateur traditional brass band (fanfarre in french) which immediately creates through the instrumentation a very natural link with the “popular” sound of the original central american songs, and ties it up with Haden‘s Liberation Music Orchestra distinctive sound: impassioned, often dissonant lyricism combined with a village brass band, a frequent Spanish tinge, free jazz and folk music.

Thanks to the support of the Festival Les Nuits & Les Jours de Querbes and other french/european institutions we are are about to start working on it during a residence at the festival together with La Banda d’Auvergne and have a première concert on August 9th 2015. Revisiting this album will bring us as well the opportunity to work during 2016 with other large ensembles such as l’Harmonie du Conservatoire du Grand Narbonne and l’Harmonie du Conservatoire de Lézignan, adding to the whole project a pedagogical side which not only will be beneficiary for the music students that will take part on it (around 125 in total) but will help spreading the spirit of the original album among younger generations.

This contestataire album conveys a message of hope through music placed between free jazz and traditional songs. At a time of multiple revolutions around the world, the two groups propose, gathered through a rereading, a reflection on life. As an extension, this gathering provides a link with the current situation, using popular contemporary music to evoke the same problems and the same optimism as the record did on 1983.

VRAK’ TRIO is by nature a group moving between France and Catalonia with two french members (Languedoc-Roussillon and Midi-Pyrénées ) and a catalan drummer. MUT TRIO represents the the catalan part of the pyrénées. This project wants to strengthen the link between these two countries and the three regions, connected by essence and history, but we’re basically willing to rediscover an album stamped with a beautiful message of solidarity, freedom and peace among people. 

 

ETIENNE LECOMTE: flutes & electronics

LAURENT GUITTON: tuba

MIGUEL FERNÁNDEZ: saxophone

TITO JUAN: electric guitar

ORIOL ROCA: drums

 

· August 9th 2015: Avec La Banda d’Auvergne / Festival Les Nuits & Les Jours de Querbes (Asprières, France)

· April 2nd 2016: Avec l’Harmonie du Conservatoire du Grand Narbonne + l’Harmonie du Conservatoire de Lézignan (Lézignan, France)

· April 3rd 2016: Avec l’Harmonie du Conservatoire du Grand Narbonne + l’Harmonie du Conservatoire de Lézignan /Téâthre de la Scène Nationale (Narbonne, France)

 

Contact/booking: www.labelmanivelle

 

 

MUT TRIO – 3369

3369

Artist : Mut Trio
Release Date : December 29, 2013
Label : Discordian Records
Format : CD

Recorded on May 12, 2013 by Josué Pascual at El Cuartito de Nora, Vilassar de Dalt, Barcelona.

Mixed and mastered by Josué Pascual and Miguel Fernández

Cover design by Alex Juan, back cover design by Aorita

Produced by Mut Trio

Go to MUT TRIO

Buy album:

All music composed by Miguel Fernández, Oriol Roca and Tito Juan, except If I Only had a Brain by Harold Arlen and Jalisco by Manuel Esperón

 

  • Miguel Fernández: tenor and soprano saxophones
  • Albert Tito Juan: electric guitar
  • Oriol Roca: drums

Press

 

It’s criminal, really. A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings… and their 27 April 2015 gig at Robadors 23 begins with an audience of four. Now, granted it’s a Monday night but come on, Barcelona – make an effort, please!

Having got that off my chest, I have to admit that there was something special about being part of such an exclusive event; and certainly, the small size of the audience didn’t seem to dampen the spirits on-stage who dealt out nearly an hour and a quarter of exquisite music…

One thing the MUT Trio does not do is hurry. In fact, time seemed to slow in the presence of Tito Juan’s atmospheric chording and lingering single notes. Roca enters the picture with some muted sound-making as he runs plastic bags, shells (I think) and other objects over the drum kit. Fernández stands apparently waiting, inactive, with the horn hanging slackly… but faintly the subtle percussive sound of fingers on saxophone keys can be heard. After a single sonic swipe, languorous melodies begin to emerge from Fernández’ tenor, as Roca immerses himself in his own rhythmic world, and Juan commences a series of dissonant and angular interpolations (in the mathematical sense rather than the musical). It’s a four-way impressionistic soundscape in which silence plays the fourth hand – not for nothing are they named “mut” (Catalan for mute).

Then Fernández adds a brief touch of Coltrane’s tone (I’m pretty sure I imagined it, but for a second there I thought he quoted a fragment of A Love Supreme…) and at the same time, Juan dials up the distortion on his Fender amp – there’s an instant of juxtaposition and then a rapid and complete dissolution leaving Roca’s drums to gently fill the quiet. There’s a constant and spiralling progression happening here which nevertheless feels freeform in nature; ever-evolving, never resolving.

The audience swells to six as another theme commences. The tenor drones and weaves, with a subtle hint of North Africa about it, waiting for the guitar (a rather stunning Paul Reed Smith, by the way) to begin a muted engine-like vibrating rhythm. Roca enters into another complex and unpredictable series of patterns which would serve most other drummers as a solo, but here it’s simply his agile contribution to the landscape. There’s definitely something about the febrile intimacy of these tunes which suits the close environment of Robadors 23. A little later on, Juan digs in with an overdriven tone and Fernández joins him in a simple ascending riff, played in unison, and the combined sound of guitar and saxophone can be felt directly to the chest, not just the ears – a sublime and practically telepathic moment.

MUT trio – if you thought about going and didn’t, you should have. Dave Foxall, Jazz Journal UK (May 2015)

 

A few years ago, I reviewed (favourably!) an album by the Miguel Fernández Quintet (“Transplanet Species”), I think it even made my Top 5 of 2011 list for Jazz Journal. I still play that disc every now and then and I was keen to finally hear Miguel Fernández play live and find out what he’s into these days. The answer seems to be something a little more abstract than his Quintet fare and none the worse for it. Adjectives that occurred were: painterly, impressionistic, moaning, dissonant, minimalist – all good words and an indication that the MUT Trio were overcoming the sterile atmosphere of the venue! MF’s sax was questing in its ebb and flow; Oriol Roca’s drums were busy yet delicate, playing the ‘whole kit’ for the broadest possible sonic palette; Albert Juan’s guitar was primarily textural and bass-heavy, adding washes of sound to the backdrop. The verdict? A mature-sounding improvising trio eschewing the relentless blowing of clichéd free jazz in favour of something more sophisticated, transporting, and no less free-sounding. Dave Foxall, A Jazz Noise (January 2015)

 

3369…tiene que ser algo más que una cifra. Es una serie numérica que esconde quizá una regla mnemotécnica: 3+3=6 +3=9… El 3 como base en un planteamiento aritmético, pero también geométrico: 9/3= 3… Este consolidado trío, que se fundó en 2009, sorprende desde la primera escucha. En él se alternan piezas cortas con largas en un orden que anticipa un uso narrativo o, por qué no, combinatorio, que es cómo las matemáticas cuentan una historia con algo de azar. No vamos a negar, ni creo que sea la pretensión de los músicos, que existen inevitables vínculos de filiación con el sonido y el espacio del histórico de Motian-Lovano-Frisell. Puesto que sería difícil abstraerse a su fuerza gravitaroria con este formato e intenciones, construyendo ese lirismo desvaído, ese nervio cruzado y metálico entre planos en suspenso. Saxo, guitarra y batería, mil formas de conjugar química y física desde las matemáticas. Habla MUT de textos literarios al referirse a sus temas, una intención narrativa que parece sujetarse con “If I only had a brain”, pieza lo suficientemente evocativa (El Mago de Oz, Bill Friselly Elvis Costello) para posibilitar un inesperado espacio de “realismo mágico” a “Jalisco no te rajes”… Y es cierto que se aprecia un cierta intención de relato traído al mundo oral más espontáneo de la improvisación, como también sucedía con el trío de Motian en aquél primer disco que tenía -no por casualidad- el literario título de It should have happened long time ago… Pero esto es sólo el comienzo que sirve para situarnos en lo dicho, en un sonido y un espacio de aperturas y ángulos, de planos y climas, aunque también de líneas que pueden sugerir el lenguaje de Ornette Coleman (esa aparición de “folclore” antes que standards) o incluso, en esa estructura lineal acabada aunque no evidente, por Lee Konitz. Pero la lectura es otra, porque el relato ya no es el mismo aunque tenga un prólogo conocido. Un grupo a seguir.” Jesús Gonzalo, Tomajazz (March 2014)

 

La teoría de cuerdas pone de manifiesto que cualquier objeto puntual en realidad está conectado con un todo, con un global, al que está unido mediante vibraciones o alteraciones de la materia. Estas vibraciones bien pueden producirse mediante la música, como la que hubo el pasado domingo por la tarde en el Centro Cultural del Matadero. Con motivo de las celebraciones del día de la música actuaba MUT Trío, aunque el público, que quizá ande estos días en otro tipo de celebraciones, acudió con cuentagotas a la cita. MUT Trío es una banda de free jazz improvisado compuesta por Albert Juan a la guitarra, Oriol Roca en la batería y Miguel Fernández como líder y saxofón tenor y soprano. A este trío y con motivo de la gira en la que se encuentran inmersos se les ha unido el virtuosísimo contrabajista Masa Kamaguchi, todo un lujo poder contar con un músico de esta talla, pero para ser justos, los cuatro músicos eran realmente buenos y es lógico, improvisar no es sencillo. La improvisación no existe, o quizá sí, pero no deja de ser una explosión creativa en el mismo instante, y esta explosión se basa en nuestro subconsciente, en nuestro todo, de nuevo revisando la teoría de cuerdas para buscar una melodía, un fraseo, pasarlo por la deconstrucción del free jazz y lanzarlo al mundo. Para esto hace falta un amplío conocimiento musical de modo que uno pueda estar en distintos estados a la vez. A parte que la improvisación no es sencilla, tampoco es fácil hacerse entender con otros tres tipos en una jerga que estás pactando en ese momento. Con ello se alcanzaban grandes cotas de belleza, aunque los cenits en alguna ocasión venían precedidos de frecuencias de búsqueda, inquietantes, delicadas, buscando el hueco por el cual los cuatro podían comunicarse con todo el público. De esta manera se pudo llegar a escuchar una versión deconstruida en modo free jazz del popular tema “Ay Jalisco no te rajes”, uno de los instantes más bonitos y curiosos de todo el concierto. Además, aprovechando el silencio sepulcral que se forma en casi todos los conciertos que se celebran en el Centro Cultural del Matadero, generaron una pausa que casi pareció una versión del tema 4’33’’ de John Cage, para poco a poco ir adentrando los instrumentos hasta formar una nueva frecuencia efervescente y brillante, un brillo tan intenso que parecía estar roto. Durante hora y media estuvieron dando un repaso a todos los espectros del jazz, desde la pausa en la que se oían todos los movimientos de los músicos hasta la efervescencia más epiléptica, incluso las dos seguidas, pausa/ritmo/pausa. El jazz es un terreno de exploración y conocimiento. Para terminar el concierto, Miguel Fernández cogió el micrófono para agradecer a todo el público la asistencia, presentar a la banda e interpretar una última pieza con la cual se despidieron tras un largo aplauso de todos los asistentes. Una despedida a la que se une la programación musical del Centro Cultural del Matadero, pero tranquilo, es sólo hasta septiembre, hasta entonces tocará inventarse algo o escuchar más jazz, el estilo de música más bello después del silencio.”Antonio Romero, Agitado pero no mezclado (June 2014)

WHATABOUT MUSIC: THE FIRST 7 YEARS

Whatabout Music: The First 7 Years

Artist : Various artists
Release Date :
October 15, 2013
Label :
Whatabout Music
Format :
Digital

Buy Album:

A hand-picked compilation of 32 tracks from the first 7 years of Whatabout Music. The label started in 2006 in Barcelona, and now has 37 bands with 60 albums. Here is a selection of tracks recorded between 2006 – 2013

 

Oriol Roca appears on the following tracks:

 

  • Introduction (by Dave Bianchi)
  • Seule (by Tal Ben Ari)
  • The Body Electric (by Leslie Helpert)
  • I’m Coming (by Samantha de Siena)
  • All These Facts Are True (by Dave Bianchi)
  • Insert (by MUT Trio)
  • Blues For Brnc (by Marc Mena Quartet)
  • Camino A La Nave (by Piccola Orchestra Gagarin)

JAZZ FROM CATALONIA 2013

Jazz From Catalonia 2013

Artist : Various artists

Title : Jazz From Catalonia 2013
Release Date :
February 4, 2013
Label :
Catalan Arts
Format :
CD

15 tracks selected by Pierre Bechet (music programmer) in collaboration with Susanna Carmona (coordinator of Jazz Terrassa), Martí Farré (music journalist), Josep Mestres (Barcelona Jazz Radio), Pere Pons (programmer of Jamboree Jazz Club) and Roger Roca (music journalist).

 

Oriol Roca appears on the track Monj by MUT TRIO included in the album 2395 (Moskito Records 2012)

 

  • Miguel Fernández: tenor saxophone
  • Tito Juan: electric guitar
  • Oriol Roca: drums

MUT TRIO – 2395

2395

Artist : Mut Trio
Release Date : March 16, 2012
Label : Moskito Records
Format : CD / Vinyl

Recorded & mixed at KAY Studios by Marc Marcé on Dec. 19th, 2011

Mastered at Musikart Studio by Mikel F. Krutzaga

Design & Photography by Arkaitz del Río

Produced by Carlos “Tato” Gracia

Executive Producer: Gorka Reino

Go to MUT TRIO

Buy album:

Second studio album by MUT TRIO that includes original compositions, short improvised pieces and revisited versions of Gershwin‘s Oh Bess, Where is my Bess? and Something’s Coming, from Leonard Bernstein‘s West Side Story.

 

  • Miguel Fernández: tenor and soprano saxophone
  • Tito Juan: electric guitar
  • Oriol Roca: drums

Press

 

Hace unos años y como fruto de unas sesiones sin otra finalidad que la de tocar por diversión, Fernández, Juan y Roca decidían prolongar la vida de aquel encuentro y formar el trío MUT. En 2010, elnetlabel Whatabout Music publicaba en su web y en descarga libre su primer trabajo, el mini LP 1374 apenas un cuarto de hora de música pero en la que ya se vislumbraban las principales características de su música. El presente trabajo, segundo y de mayor duración, prosigue el trayecto exploratorio del anterior, profundizando en algunas cosas que tan sólo quedaban apuntadas en su predecesor, y aportando nuevas perspectivas al quehacer del conjunto.
Una de las primeras cosas que hay que señalar de ellos para aquellos que no los conozcan es que se trata de una formación integrada por tres músicos de distinto pelaje. Por ejemplo, el navarro Miguel Fernández es un saxofonista eminentemente bopero. Su toque es claramente pos-coltraneano, y desde ahí sabe plantarse en esos terrenos indómitos que requiere el trío en muchos pasajes (cosa que no saben hacer muchos de su misma y exigente escuela, nacionales y extranjeros), y estoy pensando en sus caracoleos en el tema Deimos. El guitarrista Albert ‘Tito’ Juan, es un tipo que se mueve en un terreno estético escurridizo: me fascina su toque cool, pero lo es sólo a medias (¿cool reluctante?). Y finalmente Oriol Roca, baterista aunque mejor sería decir percusionista, del que siempre he pensado que tiene una gran inteligencia instintiva (escuchen sino su disco en solo La Tomba dei Giganti, también en descarga libre en Whatabout Music), que naturalmente aquí también aplica, y que jamás reniega de género o recurso alguno.
2395 es una confitura de frambuesa (¡más fruta roja!), oscura pero dulce. Tiene unsurrealisme faible, leve y suave; música que parece estar urdida más con ideas extramusicales que con plantillas jazzeras. Y, no obstante, lo que escuchamos es jazz; un jazz en su acepción más contemporánea (no hiramos susceptibilidades). Ahí tenemos esa original versión que hacen de Oh Bess, Where Is My Bess, de Gershwin, o algunas de las fabulosas (de fábula) composiciones de Juan, como Apaga el cielito lindo o Insider, o la introspectiva Mutea de Fernández. Pero, más allá de esto, es esa yuxtaposición de modos que mencionaba antes lo que da al MUT Trio ese toque tan particular, tan interesante y tan sugestivo. Tan de ellos (y permítaseme aquí hacer un inciso, y es que es en sus directos donde lo dicho hasta ahora cobra todo su relieve: cosa que podemos apreciar aquí en parte en los tres capriccios, totalmente improvisados). Germán Lázaro, Cuadernosdejazz (April 2012)

 

Este trio de música improvisada, así es como se definen, se adentra en una faceta poco habitual del jazz. Tenemos ante nosotros el segundo trabajo de este singular trio formado por Miguel Fernández al saxo tenor, Albert Juan con la guitarra eléctrica y Oriol Roca a la batería. “Mut” significa mudo en catalán, imagino que algo tendrá que ver este significado con el misticismo libre de este álbum. El trio se formó en el año 2009. Y de los esporádicos ensayos surgió la idea de registrar esta música. La utilización de recursos literarios como medio de inspiración para la improvisada formación, es uno de los pretextos principales de “MUT trio / 2395”.

Los tres componentes de este trío llegaron a las puertas del sello bilbaíno Moskito Records. Allí aceptaron esta atrevida propuesta, la cual yo tampoco dudaría en apoyar. Con los tiempos que corren, las discográficas se lo piensan más de dos veces antes de editar un disco. Desde aquí les lanzo una propuesta: “apoyen los vinilos, que jamas se fueron y que ahora recuperan adeptos día a día”. Creo que son la solución, por este motivo MUT trio /2395 también se edita en vinilo, pero no es un vinilo cualquiera, es un vinilo blanco.
El resplandeciente trío, utiliza el trampolín del free jazz despiadado, para llegar a una optimización de su música, con la intención de que los jazzmans de a pie se sientan cómodos y sensibles, a los kafkianos acordes.
Hace ya unos cuantos años, Ornette Coleman pasó por los escenarios del norte de España. En un primer concierto, apenas habían 30 personas, la excusa fue que no se entendía lo que tocaba. Unos cuantos años más tarde, se supo que el posible causante de todo era la ignorancia, Ornette Coleman pasó a ser moda. El free jazz, hay que escucharlo y desgranarlo, analizarlo sin buscar más allá. Es como el arte abstracto, que te gusta o no te gusta. Con una sugerente carátula este nuevo álbum de MUT trio, denominado 2395, ha sido grabado más para ser escuchado, que para ser tocado. Por cierto, la numerología que da nombre al disco, “es muy significativa para nosotros”, nos comenta Miguel. Lo refleja la frase de la contraportada escrita por Jack Torrance: “Bajo el manto salado, tras los campos cereza, una es dos, también tres lo fue”. Saxsounds Magazine (March 2012)

X