Mut Trio

MUT TRIO

MIGUEL FERNÁNDEZ: tenor and soprano saxophone
ALBERT JUAN: electric guitar
ORIOL ROCA: drums

MASA KAMAGUCHI: double bass (on last album)

 

“A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings.” Jazz Journal (UK)

 

On the Barcelona scene (and beyond) the leaderless MUT Trio has a unique and idiosyncratic voice. It’s a voice that combines sparse structures and eloquent improvisation. A voice in which space and silence are equal partners alongside the instruments. It’s a voice that continues to evolve on this, their forth recording.

 

The MUT sound still features Miguel Fernández’s agile tone and minimal, fragmented phrasing, Albert Juan’s infinite textures and melodic refraction, and the cymbal-infused percussive landscapes of Oriol Roca… but with the addition of occasional live collaborator Masa Kamaguchi on bass, the sonic palette has broadened a little. Yet in bringing this deeper timbre, Kamaguchi is at home with the ‘less is more’ MUT philosophy and adds a variety of string-rattling subtleties without the slightest injury to MUT’s trademark mesmerising flow and cliché-free clarity.

 

MUT Trio is about melody. Often partial, splintered even; tuneful shards are repeated, turned over, given fresh response, pushed through the looking glass, creating unpredictable journeys for the listener. From the precision and pace, to the hint of the souk, or the folk-ish roots of their music… some possibilities only become apparent (or possible) once in motion, and MUT are in constant motion.
It’s been said before – notably by Ornette Coleman – that you cannot intellectualise music without diminishing it in some way, what really matters is the emotional response. MUT Trio’s music is primarily an emotional endeavour: curiosity, melancholy, joy (from quiet to fierce), liberty, wonder, and warmth, this is music alive with feeling.

 

Formed in Barcelona on 2009, MUT is a trio without leaders. A band that works on a land located between the composition and improvised music with a repertoire of songs that appear spontaneously connected by improvised sequences, all of them connected as a recitative. The order in which the songs appear is completely random, so that’s the band premise: make music happen by itself putting the sound of the three instruments at its disposal. Occasionally the trio is joined by bass player Masa Kamaguchi and Manolo Cabras.

AUDIO

DISCOGRAPHY

PRESS

It’s criminal, really. A long-standing Barcelona trio with a unique and idiosyncratic style and a repertoire that combines semi-composed themes with quirky improvisation, that somehow manages to unite elements of free jazz with more conventional stylings… and their 27 April 2015 gig at Robadors 23 begins with an audience of four. Now, granted it’s a Monday night but come on, Barcelona – make an effort, please!

Having got that off my chest, I have to admit that there was something special about being part of such an exclusive event; and certainly, the small size of the audience didn’t seem to dampen the spirits on-stage who dealt out nearly an hour and a quarter of exquisite music…

One thing the MUT Trio does not do is hurry. In fact, time seemed to slow in the presence of Tito Juan’s atmospheric chording and lingering single notes. Roca enters the picture with some muted sound-making as he runs plastic bags, shells (I think) and other objects over the drum kit. Fernández stands apparently waiting, inactive, with the horn hanging slackly… but faintly the subtle percussive sound of fingers on saxophone keys can be heard. After a single sonic swipe, languorous melodies begin to emerge from Fernández’ tenor, as Roca immerses himself in his own rhythmic world, and Juan commences a series of dissonant and angular interpolations (in the mathematical sense rather than the musical). It’s a four-way impressionistic soundscape in which silence plays the fourth hand – not for nothing are they named “mut” (Catalan for mute).

Then Fernández adds a brief touch of Coltrane’s tone (I’m pretty sure I imagined it, but for a second there I thought he quoted a fragment of A Love Supreme…) and at the same time, Juan dials up the distortion on his Fender amp – there’s an instant of juxtaposition and then a rapid and complete dissolution leaving Roca’s drums to gently fill the quiet. There’s a constant and spiralling progression happening here which nevertheless feels freeform in nature; ever-evolving, never resolving.

The audience swells to six as another theme commences. The tenor drones and weaves, with a subtle hint of North Africa about it, waiting for the guitar (a rather stunning Paul Reed Smith, by the way) to begin a muted engine-like vibrating rhythm. Roca enters into another complex and unpredictable series of patterns which would serve most other drummers as a solo, but here it’s simply his agile contribution to the landscape. There’s definitely something about the febrile intimacy of these tunes which suits the close environment of Robadors 23. A little later on, Juan digs in with an overdriven tone and Fernández joins him in a simple ascending riff, played in unison, and the combined sound of guitar and saxophone can be felt directly to the chest, not just the ears – a sublime and practically telepathic moment.

MUT trio – if you thought about going and didn’t, you should have. Dave Foxall, Jazz Journal UK (May 2015)

 

A few years ago, I reviewed (favourably!) an album by the Miguel Fernández Quintet (“Transplanet Species”), I think it even made my Top 5 of 2011 list for Jazz Journal. I still play that disc every now and then and I was keen to finally hear Miguel Fernández play live and find out what he’s into these days. The answer seems to be something a little more abstract than his Quintet fare and none the worse for it. Adjectives that occurred were: painterly, impressionistic, moaning, dissonant, minimalist – all good words and an indication that the MUT Trio were overcoming the sterile atmosphere of the venue! MF’s sax was questing in its ebb and flow; Oriol Roca’s drums were busy yet delicate, playing the ‘whole kit’ for the broadest possible sonic palette; Albert Juan’s guitar was primarily textural and bass-heavy, adding washes of sound to the backdrop. The verdict? A mature-sounding improvising trio eschewing the relentless blowing of clichéd free jazz in favour of something more sophisticated, transporting, and no less free-sounding. Dave Foxall, A Jazz Noise (January 2015)

 

“Hace unos años y como fruto de unas sesiones sin otra finalidad que la de tocar por diversión, Fernández, Juan y Roca decidían prolongar la vida de aquel encuentro y formar el trío MUT. En 2010, el netlabel Whatabout Music publicaba en su web y en descarga libre su primer trabajo, el mini LP 1374 apenas un cuarto de hora de música pero en la que ya se vislumbraban las principales características de su música. El presente trabajo, segundo y de mayor duración, prosigue el trayecto exploratorio del anterior, profundizando en algunas cosas que tan sólo quedaban apuntadas en su predecesor, y aportando nuevas perspectivas al quehacer del conjunto. Una de las primeras cosas que hay que señalar de ellos para aquellos que no los conozcan es que se trata de una formación integrada por tres músicos de distinto pelaje. Por ejemplo, el navarro Miguel Fernández es un saxofonista eminentemente bopero. Su toque es claramente pos-coltraneano, y desde ahí sabe plantarse en esos terrenos indómitos que requiere el trío en muchos pasajes (cosa que no saben hacer muchos de su misma y exigente escuela, nacionales y extranjeros), y estoy pensando en sus caracoleos en el tema Deimos. El guitarrista Albert ‘Tito’ Juan, es un tipo que se mueve en un terreno estético escurridizo: me fascina su toque cool, pero lo es sólo a medias (¿cool reluctante?). Y finalmente Oriol Roca, baterista aunque mejor sería decir percusionista, del que siempre he pensado que tiene una gran inteligencia instintiva (escuchen sino su disco en solo La Tomba dei Giganti, también en descarga libre en Whatabout Music), que naturalmente aquí también aplica, y que jamás reniega de género o recurso alguno. 2395 es una confitura de frambuesa (¡más fruta roja!), oscura pero dulce. Tiene unsurrealisme faible, leve y suave; música que parece estar urdida más con ideas extramusicales que con plantillas jazzeras. Y, no obstante, lo que escuchamos es jazz; un jazz en su acepción más contemporánea (no hiramos susceptibilidades). Ahí tenemos esa original versión que hacen de Oh Bess, Where Is My Bess, de Gershwin, o algunas de las fabulosas (de fábula) composiciones de Juan, como Apaga el cielito lindo o Insider, o la introspectiva Mutea de Fernández. Pero, más allá de esto, es esa yuxtaposición de modos que mencionaba antes lo que da al MUT Trio ese toque tan particular, tan interesante y tan sugestivo. Tan de ellos (y permítaseme aquí hacer un inciso, y es que es en sus directos donde lo dicho hasta ahora cobra todo su relieve: cosa que podemos apreciar aquí en parte en los tres capriccios, totalmente improvisados).” Germán Lázaro, Cuadernosdejazz (April 2012)

 

Dentro de lo que es el calendario semanal, el lunes puede y debe ser el mejor día para descubrir cosas. En el caso del MUT Trio no es un descubrimiento absoluto, pues ya llevan un par de años funcionando, y si no se les había visto en alguna de las pocas actuaciones que habían ofrecido, ahí había un MySpace con un puñado de temas para hacerse una idea (temas todos que formaban parte de su primer disco, 1374 , en Whatabout Music). La otra noche, además de inaugurar los “lunes de free ” de la sala Robadors 23 para el curso 2011/2012, el trío aprovechó para presentar el que será su segundo CD, un disco que en breve existirá físicamente gracias a un nuevo sello bilbaíno. Vayamos con el trío MUT, “mudo” en catalán, un nombre que ya nos refiere al silencio, a estar callado (como aquella música de Mompou), y por tanto a calma, quietud antes que ajetreo. Desplegaron su equipaje musical sin exhibicionismo. Más bien como los niños muestran los juguetes de su caja. Hubo una ingenuidad que resultaba reconfortante. Los bloques musicales, temáticos y estilísticos, se sucedieron con naturalidad, sin retórica alguna, a veces descuidadamente, lo que propició algunos saltos y conexiones abruptas (de agradecer, para mí). Como quien encuaderna una serie de dibujos sin un mismo asunto. Los temas más desarrollados se abrochaban entre sí con otros que surgían y en los que, a su vez, se adivinaba el embrión de otro posible tema. Su sentido de la improvisación fue totalmente de juego, naíf, desprovisto de gravedad y sin caminos hacia el interior. Con todo, hubo algunas intervenciones de Fernández muy agitadas, con rabiosas aliteraciones, en las que sí parecía que se nos abocaba a alguna profundidad. Su papel de solista le mantuvo entrando y saliendo de escena, a veces con dramatismo pero nunca excesivo. Por otra parte, Juan y Roca estuvieron constantemente emparejados, creando bases con el punto de consistencia necesario. Abundaron las figuras rítmicas de Roca, cercanas pero de difícil adscripción y sin excederse en la duración, lo que fomentó en todo momento el dinamismo en el discurrir general. Fue un concierto sencillo, encantador por momentos y con una notable producción de ideas. Un inciso final. Así como en mayor o menor medida conocía el trabajo de Fernández y Roca (y especialmente el de este último) y me gustaba, no había escuchado nunca al guitarrista y la verdad es que quedé prendado de su toque. Con la sonoridad nítida de la guitarra de caja y con una técnica muy pulcra y clara, sin emborronamientos, llevó a cabo un trabajo imprevisto y, al menos para mí, sorprendente. Acordes que se mostraban limpios pero sonaban misteriosos. Solos punteados con parsimonia, no excesiva en este caso. Lentitud proverbial. Lógico sin resultar convencional. Manejando un vocabulario jazzístico pero derivándolo a otra parte. Y, tanto en los acompañamientos como en los momentos en que cobraba más relieve, especialmente en los dúos con Roca (doom cool???).” Jack Torrance, Tomajazz (October 2011)

 

Este trio de música improvisada, así es como se definen, se adentra en una faceta poco habitual del jazz. Tenemos ante nosotros el segundo trabajo de este singular trio formado por Miguel Fernández al saxo tenor, Albert Juan con la guitarra eléctrica y Oriol Roca a la batería. “Mut” significa mudo en catalán, imagino que algo tendrá que ver este significado con el misticismo libre de este álbum. El trio se formó en el año 2009. Y de los esporádicos ensayos surgió la idea de registrar esta música. La utilización de recursos literarios como medio de inspiración para la improvisada formación, es uno de los pretextos principales de “MUT trio / 2395”. Los tres componentes de este trío llegaron a las puertas del sello bilbaíno Moskito Records. Allí aceptaron esta atrevida propuesta, la cual yo tampoco dudaría en apoyar. Con los tiempos que corren, las discográficas se lo piensan más de dos veces antes de editar un disco. Desde aquí les lanzo una propuesta: “apoyen los vinilos, que jamas se fueron y que ahora recuperan adeptos día a día”. Creo que son la solución, por este motivo MUT trio /2395 también se edita en vinilo, pero no es un vinilo cualquiera, es un vinilo blanco. El resplandeciente trío, utiliza el trampolín del free jazz despiadado, para llegar a una optimización de su música, con la intención de que los jazzmans de a pie se sientan cómodos y sensibles, a los kafkianos acordes. Hace ya unos cuantos años, Ornette Coleman pasó por los escenarios del norte de España. En un primer concierto, apenas habían 30 personas, la excusa fue que no se entendía lo que tocaba. Unos cuantos años más tarde, se supo que el posible causante de todo era la ignorancia, Ornette Coleman pasó a ser moda. El free jazz, hay que escucharlo y desgranarlo, analizarlo sin buscar más allá. Es como el arte abstracto, que te gusta o no te gusta. Con una sugerente carátula este nuevo álbum de MUT trio, denominado 2395, ha sido grabado más para ser escuchado, que para ser tocado. Por cierto, la numerología que da nombre al disco, “es muy significativa para nosotros”, nos comenta Miguel. Lo refleja la frase de la contraportada escrita por German Lazaro aka Jack Torrance: “Bajo el manto salado, tras los campos cereza, una es dos, también tres lo fue”. Saxsounds Magazine (March 2012)

 

3369…tiene que ser algo más que una cifra. Es una serie numérica que esconde quizá una regla mnemotécnica: 3+3=6 +3=9… El 3 como base en un planteamiento aritmético, pero también geométrico: 9/3= 3… Este consolidado trío, que se fundó en 2009, sorprende desde la primera escucha. En él se alternan piezas cortas con largas en un orden que anticipa un uso narrativo o, por qué no, combinatorio, que es cómo las matemáticas cuentan una historia con algo de azar. No vamos a negar, ni creo que sea la pretensión de los músicos, que existen inevitables vínculos de filiación con el sonido y el espacio del histórico de Motian-Lovano-Frisell. Puesto que sería difícil abstraerse a su fuerza gravitaroria con este formato e intenciones, construyendo ese lirismo desvaído, ese nervio cruzado y metálico entre planos en suspenso. Saxo, guitarra y batería, mil formas de conjugar química y física desde las matemáticas. Habla MUT de textos literarios al referirse a sus temas, una intención narrativa que parece sujetarse con “If I only had a brain”, pieza lo suficientemente evocativa (El Mago de Oz, Bill Frisell y Elvis Costello) para posibilitar un inesperado espacio de “realismo mágico” a “Jalisco no te rajes”… Y es cierto que se aprecia un cierta intención de relato traído al mundo oral más espontáneo de la improvisación, como también sucedía con el trío de Motian en aquél primer disco que tenía -no por casualidad- el literario título de It should have happened long time ago… Pero esto es sólo el comienzo que sirve para situarnos en lo dicho, en un sonido y un espacio de aperturas y ángulos, de planos y climas, aunque también de líneas que pueden sugerir el lenguaje de Ornette Coleman (esa aparición de “folclore” antes que standards) o incluso, en esa estructura lineal acabada aunque no evidente, por Lee Konitz. Pero la lectura es otra, porque el relato ya no es el mismo aunque tenga un prólogo conocido. Un grupo a seguir.” Jesús Gonzalo, Tomajazz (March 2014)

 

“La teoría de cuerdas pone de manifiesto que cualquier objeto puntual en realidad está conectado con un todo, con un global, al que está unido mediante vibraciones o alteraciones de la materia”. Estas vibraciones bien pueden producirse mediante la música, como la que hubo el pasado domingo por la tarde en el Centro Cultural del Matadero. MUT Trío es una banda de free jazz improvisado compuesta por Albert Juan a la guitarra, Oriol Roca en la batería y Miguel Fernández como líder y saxofón tenor y soprano. A este trío y con motivo de la gira en la que se encuentran inmersos se les ha unido el virtuosísimo contrabajista Masa Kamaguchi, todo un lujo poder contar con un músico de esta talla, pero para ser justos, los cuatro músicos eran realmente buenos y es lógico, improvisar no es sencillo. La improvisación no existe, o quizá sí, pero no deja de ser una explosión creativa en el mismo instante, y esta explosión se basa en nuestro subconsciente, en nuestro todo, de nuevo revisando la teoría de cuerdas para buscar una melodía, un fraseo, pasarlo por la deconstrucción del free jazz y lanzarlo al mundo. Para esto hace falta un amplío conocimiento musical de modo que uno pueda estar en distintos estados a la vez. Aparte que la improvisación no es sencilla, tampoco es fácil hacerse entender con otros tres tipos en una jerga que estás pactando en ese momento. Con ello se alcanzaban grandes cotas de belleza, aunque los cenits en alguna ocasión venían precedidos de frecuencias de búsqueda, inquietantes, delicadas, buscando el hueco por el cual los cuatro podían comunicarse con todo el público. De esta manera se pudo llegar a escuchar una versión deconstruida en modo free jazz del popular tema “Ay Jalisco no te rajes”, uno de los instantes más bonitos y curiosos de todo el concierto. Además, aprovechando el silencio sepulcral que se forma en casi todos los conciertos que se celebran en el Centro Cultural del Matadero, generaron una pausa que casi pareció una versión del tema 4’33’’ de John Cage, para poco a poco ir adentrando los instrumentos hasta formar una nueva frecuencia efervescente y brillante, un brillo tan intenso que parecía estar roto. Durante hora y media estuvieron dando un repaso a todos los espectros del jazz, desde la pausa en la que se oían todos los movimientos de los músicos hasta la efervescencia más epiléptica, incluso las dos seguidas, pausa/ritmo/pausa. El jazz es un terreno de exploración y conocimiento. Para terminar el concierto, Miguel Fernández cogió el micrófono para agradecer a todo el público la asistencia, presentar a la banda e interpretar una última pieza con la cual se despidieron tras un largo aplauso de todos los asistentes. Una despedida a la que se une la programación musical del Centro Cultural del Matadero, pero tranquilo, es sólo hasta septiembre, hasta entonces tocará inventarse algo o escuchar más jazz, el estilo de música más bello después del silencio.” Antonio Romero, Agitado pero no mezclado (June 2014)

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

X